Vettel, ganar a cualquier costo

Tras su polémico triunfo en Malasia, donde rebasó a su compañero Mark Webber, el tricampeón mundial intentará reconquistar en la madrugada del domingo el Gran Prix de Shanghái donde se impuso en 2009

Para Sebastian Vettel la ambición de ganar no tiene límites. Ni escrúpulos. Hace dos semanas desoyó las órdenes de su equipo, Red Bull, y superó a su compañero Mark Webber para imponerse en el Grand Prix de Malasia. Este domingo, en Shanghái, si se encuentra ante la misma escena obrará igual. La bandera a cuadros lo puede. 

La cita está pactada a la hora 4 de la madruga del domingo de Uruguay y corresponde a la tercera etapa del Mundial de Fórmula Uno 2013. 

Vettel, vigente tricampeón mundial, lidera el campeonato de pilotos con 40 puntos tras ser tercero en Australia y ganar en Malasia.

“No me disculpo por ganar. Creo que eso es por lo que me contrataron en primer lugar y por lo que estoy aquí. Me encanta correr y eso es lo que hice”, declaró Vettel entre semana a BBC.

“Lo que sorprendió a la gente fue cómo terminó la carrera. No hay mucho más que agregar. Me disculpé por ponerme a mí mismo por encima del equipo. Se lo dije al equipo nada más acabar”, agregó.

Ya instalado en China, Vettel dijo que en Sepang (Malasia) no entendió las órdenes que recibió de su equipo: “Pueden creerme o no, pero no entendí las órdenes. Eso me hubiera creado un gran conflicto, porque en primer lugar debería haber hecho caso al equipo”.

La situación de los compañeros de equipo, que en Malasia celebraron sus 200 carreras en la F1, es tensa: “Yo era más rápido que Mark y él no se merece mi ayuda para ganar”.

“Nunca recibí ayuda de su parte, la tengo del equipo, y el equipo nos ha apoyado a los dos de la misma forma. En términos de relación con Mark le respeto mucho como piloto, pero creo que en el pasado hubo más de una ocasión en la que él tuvo la oportunidad de ayudarme muchas veces y no lo hizo”, disparó.

Y Vettel ya le alertó a su escudería que en el futuro piensa actuar igual: “Si hubiera entendido el mensaje y lo hubiera pensado y reflexionado en lo que el equipo quería que hiciera, es decir, dejar a Mark la primera plaza y que yo acabara segundo, creo que lo habría pensado y probablemente habría hecho lo mismo”.

El Grand Prix de China, que se celebra en el circuito de Shanghái a 56 vueltas en un trazado de 305,066 kilómetros le dará a Fernando Alonso, de Ferrari, la oportunidad de ponerse nuevamente en carrera tras abandonar en Malasia.

Los 22 puntos que le sacó Vettel en las primeras dos carreras le dan una buena renta.

El circuito se disputa desde 2004 y Vettel ya supo ganarlo en 2009. Y por volver a vencer, para el alemán, vale todo.


Populares de la sección

Comentarios