Verzeri, el ingeniero que construye el sueño

Acusado de defensivo, el DT de Uruguay sin embargo ha construido un grupo compacto y convencido

Ingeniero de sistemas de profesión y con un máster en Matemática Aplicada en una universidad italiana, Juan Verzeri, el técnico que ha llevado a la selección uruguaya a la final del Mundial Sub-20 de fútbol de Turquía, es un estudioso también en el fútbol, su gran pasión.

Sólo Francia, el temible adversario de la final del sábado, le separa de un título que haría que su Celeste lograra el mayor éxito del fútbol juvenil uruguayo, superando el subcampeonato del equipo de Víctor Púa en Malasia-1997.

Un problema de la columna le impidió desarrollar una carrera como futbolista, tras unos primeros intentos, y volcó entonces sus esfuerzos en labrarse una formación académica, pero sin descuidar nunca el fútbol, del que también comenzó a hacerse un estudioso.

Tácticas, sistemas, estrategias... Todo ello apasiona al 'Ingeniero' Verzeri, que durante esta concentración ha intentado transmitir sus conocimientos a un grupo unido y receptivo, para el que está siendo un padre futbolístico y un maestro cuyas lecciones les servirán en sus futuras carreras.

Es un entrenador extremadamente metódico, exhaustivo, que le gusta estudiar a los rivales a la perfección, conocer bien sus puntos fuertes y débiles, sus alternativas de juego para hallar las mejores vías por las que hacer daño.

"Todavía no sabemos mucho, pero el profe nos va a explicar en estos días como hace siempre, revisaremos bien cuáles son las características de Francia y veremos cómo podemos jugar", comentó tras la semifinal ante Irak el atacante Gonzalo Bueno, el autor del gol uruguayo en ese partido (1-1), que se decidió por penales (7-6) en el estadio del Trabzonspor.

Uno de los mensajes positivos que Verzeri intenta transmitir siempre a sus jugadores es el 'fair play', el juego limpio con el que actúan sus equipos, a pesar de que es frecuente que alguna pregunta de la prensa internacional en sus comparecencias verse sobre la garra charrúa, la lucha y la combatividad que tradicionalmente se asocian al fútbol uruguayo.

"La pasión es una característica del fútbol de Uruguay, pero también queremos demostrar la técnica que podemos desarrollar. Siempre, ante todo, con juego limpio, siempre somos buenos en las estadísticas del juego limpio", subrayó Verzeri este viernes en la rueda de prensa oficial previa a la final.

Tras dirigir a varios equipos de jóvenes en su país y un paso por la selección de Omán, Verzeri asumió la dirección técnica del Racing Club de Montevideo en 2008, guiándole hasta la Copa Libertadores, y en 2010 pasó a la selección Sub-20 de Uruguay.

Se fracasó en el Mundial Sub-20 de Colombia-2011, cayendo en la primera fase, y en los Juegos Panamericanos de Guadalajara, ese mismo año, el equipo se colgó la medalla de bronce.

Consiguió la clasificación para los Juegos Olímpicos de Londres, aunque allí estuvo al frente del banquillo Óscar Tabárez, el técnico de la mayor.

En el Sudamericano de este año en Argentina consiguió la clasificación para Turquía-2013 y tras el primer partido (derrota 1-0 ante Croacia) se ganó duras críticas, por no haber puesto de titular, sin causa aparente, a la estrella Nicolás López, que sí ha empezado en cada partido desde entonces.

Verzeri, experto además en marketing deportivo y amante del yoga, resistió con elegancia en aquel difícil momento y el tiempo ha terminado dando la razón a sus métodos y a su trabajo con el equipo nacional, con el que está ya a un paso de hacer historia.


Populares de la sección

Comentarios