"Venganza política contra Rusia"

Oleg Tinkov, dueño del equipo cilcista Tinkoff, hacía lo considera
El propietario del equipo ciclista Tinkoff, el oligarca ruso Oleg Tinkov, calificó de "venganza política contra Rusia" la exclusión de los Juegos Olímpicos de los ciclistas dopados de su país, y señaló a los "burócratas idiotas" de la Unión Ciclista Internacional (UCI). Acostumbrado a realizar declaraciones altisonantes, el excéntrico Tinkov, que dejará el ciclismo a final de temporada, se mostró irritado en las redes sociales.

"Zakarin (el corredor del equipo Katusha Ilnur Zakarin, ganador de una etapa en el último Tour de Francia) no puede ir a Rio pero (el español Alejandro) Valverde y otros que estuvieron dopados pueden? Si no es una venganza política contra Rusia, ¿qué es? Esto demuestra una vez hasta qué punto esta 'puta' UCI es estúpida e incapaz. Sólo una banda de burócratas imbéciles", escribió en Twitter e Instagram.

Al igual que otros dos ciclistas rusos, Olga Zabelinskaya y Sergey Shilov, Zakarin fue descartado por el Comité Olímpico Ruso (ROC) a causa de una anterior sanción por dopaje, criterio fijado por el Comité Olímpico Internacional (CIO).

Otros tres corredores, cuya identidad no ha sido desvelada por la UCI, deberían serlo próximamente porque están mencionados en el informe McLaren del 18 de julio sobre el sistema de dopaje ruso.

El 24 de julio, el COI había delegado en las federaciones internacionales de cada deporte la decisión de la presencia o no de los rusos en los Juegos de Rio (5-21 agosto), en función de diferentes criterios.

Pero el sábado, el COI modificó de nuevo las normas confiando a tres de sus miembros la suerte final de los rusos declarados "elegibles" por su Federación internaCional. Sin embargo, los rusos que ya han sido descartados no podrán ser repescados.