Velocidad con perfume de mujer

Carmen Jordá y Susie Wolff fueron contratadas como pilotos de desarrollo de Lotus y Williams y reafirmó la inclusión de género en la categoría reina de la nueva en el siglo XXI

La española Carmen Jordá y la escocesa Susie Wolff fueron contratadas como piloto de desarrollo por el equipo Lotus y Williams, respectivamente, de Fórmula uno para el año 2015.

Jordá, hija del expiloto José Miguel Jordá, trabajará para Lotus tanto en las carreras de Fórmula uno como en los ensayos, pilotando el E23 Hybrid, además de colaborar en el programa con el simulador en la factoría del equipo en Enstone.

La piloto de Alcoy ha competido en la Formula 3 Europea, en la que consiguió tres podios, así como en el campeonato Americano Indy Lights y más recientemente en las GP3 Series.

"Es como un sueño hecho realidad llegar al equipo Lotus. He estado pilotando desde que tenía diez años y mi sueño, desde muy pequeña, era pilotar un fórmula uno. Incorporarme a Lotus es un gran paso hacia ese objetivo", comentó la española en un comunicado del equipo.

Jordá asegura que seguirá "trabajando para progresar como piloto y para ayudar al equipo a desarrollar el coche probando nuevos elementos en el simulador".

"Es una oportunidad fantástica. Sé que esto es sólo el principio y que el gran reto está por venir, pero el mero hecho de formar parte de un equipo con tanta historia es un verdadero honor", afirmó.

El Consejero Delegado de Lotus, Matthew Carter, subrayó que "Carmen aportará una perspectiva fresca al equipo".

"Tenemos un importante programa para ella en los Grand Prix y en nuestras sofisticada instalación de simulador en Enstone. Ella supone un gran aporte al equipo y estamos deseando ayudarla a progresar hacia sus metas, además de recibir el beneficio de su contribución al desarrollo del E23 Hybrid", añadió.

Jordá podrá coincidir en la pista con Susie Wolff, la escocesa que firmó con Williams y ya pudo completar cuatro vueltas en el circuito de Silverstone del Gran Premio de Gran Bretaña de Fórmula 1, antes de que el motor de su monoplaza colapsara luego de un problema con la presión del aceite.

El paddock de a poco gana en presencia femenina, ya que también puede verse a Claire Williams como jefa de equipo adjunta de Williams Martini Racing.

En 2006 sumó experiencia en la categoría DTM (campeonato alemán de turismo) y se convirtió en la primera mujer en correr en esa disciplina, lo que le dio una fama que luego pudo ratificar al clasificarse por delante de sus compañeros de escudería con pasado en la Fórmula 1 como el alemán Ralf Schumacher y su compatriota David Coulthard.

Wolff estuvo siete temporadas en esa categoría donde disputó un total de 73 pruebas hasta que en 2012 Williams golpeó su puerta con una oferta formal para convertirla en piloto de desarrollo, algo que finalmente ocurrió a fines de 2014.

En los últimos años otra piloto probadora fue María de Villota, quien perdió la vida en un accidente a bordo de un monoplaza de Marussia.

Pero ver mujeres en la Fórmula 1 no es un tema nuevo ni está relacionado a la igualdad de género promovida en la última década desde todos los sectores.

La primera mujer en pilotear un coche en la categoría reina del deporte motor fue la italiana María Teresa de Filippis que condujo el mítico monoplaza de Juan Manuel Fangio en 1958, mismo vehículo que utilizó el argentino para ser campeón un año antes.

Corrió cinco grandes premios donde sufrió discriminación de género – en Francia no la dejaron correr argumentando que el único casco que debían utilizar las mujeres era en la peluquería– y fue testigo de la muerte de Jean Behra, lo que definitivamente la alejó de las carreras.

La mujer que más corrió fue María Grazia Lombardi, también italiana, que ostenta el récord de ser la única en sumar puntos en la historia de la categoría.

Lombardi debutó en el Gran Premio de Inglaterra en 1974 y corrió 17 grandes premios, cuyo máximo logro fue un sexto puesto en el Gran Premio de España un año después. Como corredora defendió a las escuderías Brabham, March y Williams y falleció en 1992, víctima de un cáncer, cuando tenía 50 años.

Con escasas participaciones se suman a la lista la inglesa Divina Galica y la italiana Giovanna Amati con tres carreras y la sudafricana Desiré Wilson con un solo Gran Premio.


Populares de la sección

Comentarios