Vélez y Peñarol jugarán sin público

La Conmebol falló por los incidentes del Centenario: resolvió jugar la revancha a puertas cerradas y multar a los aurinegros con US$ 14 mil y al elenco de Liniers con US$ 100 mil

La Comisión de Disciplina de la Confederación Sudamericana de Fútbol multó a Peñarol y Vélez y determinó que el partido del 12 de marzo, por el grupo 4 de la Copa Libertadores de América, se juegue a puertas cerradas como sanción por los incidentes que protagonizaron las parcialidades de ambos equipos la pasada semana.

De esta forma se descomprimió el ambiente de tensión que existía de cara a la revancha donde las dos hinchadas ya entonaban cantos amenazantes.

Los aurinegros salieron bastante favorecidos con el fallo debido a que el club recibió una multa de US$ 14 mil y una amonestación, de acuerdo a lo revelado por el delegado del club, Jorge Barrera, a El Observador.

Peñarol, según el informe del veedor del partido, tenía claro que no corría riesgo de grandes sanciones. El elenco de Liniers, además de jugar la revancha sin público, lo que implica perder la recaudación, deberá pagar una multa de US$ 100 mil.

La Comisión de Disciplina de la Conmebol, que entró en funciones en el actual torneo, aplicó a Vélez una multa similar a la que recibió Corinthians de Brasil. La diferencia es que los norteños no podrán jugar con público hasta el final de su participación en la Copa. La grave sanción se impuso  tras la muerte de un parcial en el encuentro que los brasileños jugaron ante San José de Oruro en Bolivia.

El presidente de Peñarol, Juan Pedro Damiani, expresó que jugar sin público: “Va contra natura. El fútbol a puertas cerradas no es el fútbol”.

Damiani, en declaraciones al programa La Oral Deportiva de CX 22 comentó sobre la sanción que recibió su institución: “No sé si son amarillas creo que en el partido que se jugó entre Oruro y Corinthians hay algo irreparable como la muerte de un ser humano. Soy partidario de la norma clara pero esto es muy peligroso porque cualquiera puede hacer un daño muy grande y se puede prestar a que no sean ni los mismos hinchas del club los que generen problemas”.

Damiani anunció su preocupación por los hechos y reveló que hablará con el presidente de la AUF. “Voy a hablar con Bauzá porque no nos gustaría que se determinara rápidamente que no se puede ir más de visitante a una cancha. No tengo inconvenientes a que se aplique el derecho de admisión pero tienen que ayudar las autoridades”, explicó el titular de los aurinegros.


Populares de la sección

Comentarios