Uruguayo Zabala, de ser rehén en un robo a figura en Vélez

El uruguayo, ex Racing, fue la revelación de la fecha, luego de haber sido maniatado por tres menores en un intento de robo

El uruguayo Diego Zabala, exjugador de Racing de Sayago y actual volante de Vélez Sarsfield, fue la sorpresa de la pasada fecha del fútbol argentino al anotar los dos goles con los que su equipo le ganó a Rosario Central, cortando una racha de 23 partidos invictos que llevaban los "canallas" en su estadio, el Gigante de Arroyito.

El futbolista no había tenido muchas oportunidades y ayer ingresó a los 28 minutos. Luego, en el final del partido, tuvo su gran momento de la noche al anotar dos goles a los 87 y 90+1, con los que su equipo ganó 3-2.

Embed

Además de los tantos y su buena actuación, Zabala también es noticia por una situación que vivió días atrás en la que fue tomado de rehén por tres ladrones que ingresaron al complejo de Vélez, donde descansaba mientras se solucionaba un inconveniente en el apartamento que le había asignado el club.

"Fue a la madrugada. Estaba durmiendo y me despertaron porque prendieron la luz", contó Zabala a ESPN Radio. "Entraron tres personas y no pensé mal, porque eran tres chicos, de entre 13 y 15 años, creí que eran de las inferiores. Pero uno sacó un revólver y ahí me asusté un poco. Empezaron a pedirme plata. Me pegaron suave con el revólver para que me quedara quieto y me ataron con cordones de zapatillas. Ahí me asusté un poco más, porque no sabía si estaban drogados o no. Revolvieron las habitaciones, iban y venían".

El uruguayo contó que la situación duró unos 40 minutos. "Les dije que se queden tranquilos, que yo no iba a hacer nada. Eran muy chicos y no quería reaccionar, porque no sabía qué podían llegar a hacer. El que estaba con el revólver me decía que me quedara quieto, que me iba a pegar un tiro", agregó el jugador.

"Ni sabían dónde habían entrado porque hablaban de lo linda que estaba la casa. Les dije que no era una casa, y que había personal de seguridad abajo. Encontraron la utilería y se querían llevar zapatos. Se me hizo eterna la situación", señaló.

El mal momento se terminó cuando un guardia disparó tiros al aire, lo que hizo que los jóvenes se fueran sin poder ser detenidos. "Escuché los dos disparos. Al rato vino uno de seguridad y me preguntó si estaba bien y me desató, aunque yo podía desatarme, pero no quería hacerlo para que no piensen que iba a reaccionar", indicó Zabala.

Embed

Luego del mal momento y tras los dos goles, el exRacing dijo estar feliz. "Me voy muy feliz, muy contento. Pude entrar bien en el partido, y lo importante es que los goles sirvieron para ganar", señaló.