Uruguay y México le pusieron picante a la Copa América