Uruguay XV sufrió la dureza del Argentino

El segundo equipo uruguayo perdió ante Sur 24-19 y ahora ganar a Chubut y esperar que Sur caiga, para ascender
El camino al ascenso en el Torneo Argentino de Uniones es excepcionalmente duro. Desde el momento en que la Unión Argentina de Rugby aceptó el ingreso al torneo de Uruguay XV, segundo seleccionado uruguayo, las provincias pusieron las condiciones: debía arrancarse desde la última categoría, viajando más que recibiendo, y haciendo cargo de absolutamente todos los costos: cuando viaja se paga todo, y cuando es local también paga todo lo de la visita.

Ser visitante, además, es especialmente duro en un torneo en el que se viaja a ciudades alejadas, sin conexión aérea, viajando en bus de noche para jugar de día.

Luego de tres importantes victorias ante Lagos del Sur (Bariloche) San Juan y Oeste de Buenos Aires (Junín) esas desventajas se pagaron finalmente el sábado, cuando Uruguay XV cayó por un cerrado 24-19 ante el seleccionado del Sur de Buenos Aires en Bahía Blanca. Esta vez no se pudo imponer la constante de los partidos pasados, cuando Uruguay hacía valer su preparación física en los minutos finales, a pesar de aquella contra del desgaste por el viaje, para cerrar los partidos. Esta vez, una doble amarilla a Mateo Sanguinetti fue demasiado escollo a superar, por lo que el joven equipo uruguayo perdió el invicto y la punta a falta de un solo partido.

Uruguay formó con Mateo Sanguinetti, Germán Kessler y Rafael Mones en la primera línea, Ignacio Dotti y Franco Lamanna (c) en la segunda, Agustín Alonso, Erik Dos Santos y Gonzalo Soto en la tercera, Martin Stefani y Santiago Martínez como medios, Andrés Rocco, Facundo Klappenbach, Pedro Deal, y Marcos Brovetto en la línea, e Ignacio Garcia como fullback. Luego ingresaron Gattas, Arbelo, De Mula, Ayala, Crovetto, Bascou, Risso y Pieroni.

Ahora habrá que esperar a la última fecha, cuando Uruguay reciba a Chubut en Paysandú, mientras que Sur viajará a San Juan, ya eliminado de la lucha por el título, en busca de remontar la diferencia de tres puntos para jugar un repechaje contra el último de la Zona Ascenso A.

De no concretarse el ascenso será una mala noticia dentro de una estrategia que incluía ascender y en 2016 pelear el ascenso a la Zona Campeonato. De todos modos el contratiempo no debería trancar un interesante proyecto que busca darle más competencia a jugadores jóvenes, y que le ha dado rodaje a varios que pronto pueden llegar a Los Teros. Esta primera instancia de competencia internacional seguirá siendo fundamental para sustentar todo el resto de la actividad internacional que está preparando Uruguay para asentarse entre los 20 mejores del mundo