Uruguay, un equipo con gente en obra

El DT celeste no se cansa de repetir que no tiene consolidada una estructura
La producción futbolística del equipo en la primera ronda de la Copa América levantó las primeras críticas. En las últimas horas, se sumaron voces contra el entrenador al que se lo acusa de conservador. Pocos reparan en detalles que no pueden pasar desapercibidos. No está Luis Suárez. Se fue Diego Forlán. Son dos bajas tremendas. El sector central está en proceso de rearmado. Pero lo que es peor es que no hay generación de juego. Recién en el último partido se encontró un interesante circuito por derecha cuando se juntaron Maximiliano Pereira y Carlos Sánchez.

Pero todo fue en cuentagotas. Contra Jamaica el equipo no despertó demasiadas ilusiones.
Lo reconoció Tabárez: "Hubo cosas que no funcionaron bien, pero quizás acertamos en lo único que no se puede modificar si no se consigue: el gol. El grupo y el equipo irá mejorando a lo largo del torneo. Espero una mejor expresión colectiva del equipo".

El Maestro fue más al fondo: "Los tiempos de preparación de los equipos son menores que en anteriores ocasiones y nosotros ahora empezamos a ver la realidad del equipo que tenemos".

En el segundo juego se perdió con Argentina. ¿Qué le quedó al DT? "La primera gran comprobación es que aún cuando algunos jugadores ya no están y hay muchos nuevos, el fuego es el mismo. Eso de dejar todo aunque se reconozca el poderío del equipo rival".

Y terminó clasificando con un empate ante Paraguay que lo llevó a un análisis a futuro: "Nosotros estamos en un proceso de trabajo que obviamente esperamos que el grupo dé más de lo que ha mostrado en estos tres partidos. Pero tenemos mucha confianza de que en un lapso más importante esos progresos puedan aparecer. Por eso elegimos esta renovación".

Así las cosas, Tabárez sabe que la Copa es cuesta arriba, pero se ilusiona con el futuro cercano de las Eliminatorias.

La defensa

El sector defensivo del equipo está consolidado. Hay puestos con nombres fijos y hasta con reemplazantes naturales. La estructura se mantiene desde el Mundial, donde terminaron jugando Muslera; Maxi Pereira, Godín, José María Giménez y Martín Cáceres. Por lesión no está Cáceres, pero Tabárez tiene en Palito Pereira al suplente natural del jugador de Juventus. Asimismo, tiene en Sebastián Coates un jugador que cada vez que se lo requiere rinde.

El mediocampo


Es una zona del campo en construcción. Arévalo Ríos es el estandarte. Tabárez encontró en Carlos Sánchez a su compañero por derecha mientras que por izquierda está puesto Cristian Rodríguez. El tema es que el Cebolla sufre la escasa actividad de la pasada temporada. El gran problema es la falta de elaboración de juego. Lodeiro no respondió y el equipo no genera. A Tabárez le preocupa que se pierda rápido la pelota.

La delantera


La sanción de Suárez obligó a modificar una estructura que estaba consolidada. Tabárez se vio obligado a buscar un sustituto del Pistolero para acompañar a Cavani. Rolan es la primera opción. En el transcurso de los partidos ingresaron Abel Hernández y Cristhian Stuani. El gol de los delanteros todavía no apareció.