Uruguay: un equipo corto en mente

De cara al partido del jueves con Argentina, Tabárez paró una oncena tentativa con la intención de ser compactos, agresivos y solidarios
Apretado por lo tirano del calendario y con un jugador titular como Nicolás Lodeiro que tuvo inconvenientes con su vuelo, Uruguay entrenó en el Complejo Uruguay Celeste previo al viaje rumbo a Mendoza, donde jugará mañana por las clasificatorias rumbo a Rusia 2018.

Con 22 futbolistas a disposición, ya que Lodeiro se sumó al grupo una vez finalizado el entrenamiento, el cuerpo técnico cumplió con la planificación y odenó un trabajo táctico en la cancha principal del Complejo.

El equipo titular se paró con Fernando Muslera, Jorge Fucile, José María Giménez, Diego Godín, Gastón Silva; Carlos Sánchez, Matías Corujo, Egidio Arévalo Ríos, Cristian Rodríguez, Edinson Cavani y Luis Suárez.

Para poder completar el trabajo táctico, el cuerpo técnico apeló a Martín Campaña como jugador de campo y el equipo alternativo alineó a Martín Silva, Campaña, Sebastián Coates, Federico Ricca, Álvaro Pereira; Diego Laxalt, Guzmán Pereira, Gastón Ramírez, Christian Stuani; Diego Rolan y Abel Hernández.

El fútbol táctico duró pocos minutos luego de una charla extensa en el gimnasio cerrado donde los jugadores se movieron bajo el mando del profesor José Herrera.

Ya en la cancha y con Tabárez activo junto al resto del cuerpo técnico, el fútbol táctico solo fue interrumpido dos veces para aclarar conceptos, en ese ensayo y error que supone un trabajo táctico de un equipo que, pese a conocerse de memoria, tiene muy pocas de trabajo antes de un partido crucial.

En el táctico se pudieron ver con claridad los dos bocetos de equipo que Tabárez tiene en mente, aún con la complejidad de no poder contar con Lodeiro, candidato al once titular en lugar de Rodríguez.

Luego del entrenamiento y de la conferencia de la que participaron Mathías Corujo y Federico Ricca, el plantel quedó concentrado para cenar y tener un espacio de scouting del rival a cargo de Mario Rebollo.

El asistente de Tabárez preparó un análisis en video sobre los puntos neurálgicos del juego argentino aún sabiendo que el rival es un equipo en construcción luego del cambio de entrenador y que, posiblemente, el análisis sea sobre la base de un equipo que caducó en su idea original, ya que Gerardo Martino y Edgardo Bauza no comparten la misma escuela.

Mientras Martino es un entrenador con clara vocación ofensiva, cercano a la escuela rosarina del juego asociado y por abajo, Bauza es un fundamentalista del equilibrio bien entendido, lo que, lejos de convertirlo en un conservador, lo hace un entrenador con un repertorio interesante.

Además, la idea de Bauza comprobable siempre fue con equipos mixtos y en una selección tendrá todo el potencial para someter su idea a los mejores ejecutantes.

Por eso el análisis que hizo Rebollo y que los jugadores observaron tiene la misma dosis de certeza que de incertidumbre.

"La Argentina de Bauza no existe porque nunca la vimos y no la podemos comparar a la de Martino", dijo Tabárez el lunes en conferencia.

De todas formas, el entrenador imagina un partido que, dentro de la paridad del clásico, tenga al local como protagonista en la posesión de la pelota y Uruguay deberá agruparse en territorio propio para intentar salir rápido y explotar las contras.

En el táctico hubo dos bocetos claros que buscaron reflejar las potenciales situaciones del juego.

Una ofensiva, con un 4-4-2 claro con Suárez y Cavani en ataque siendo asistidos por Sánchez y Rodríguez a los extremos.

El otro más equilibrado y con el plus de la variante táctica que regalan los jugadores polifuncionales. Ante un supuesto dominio argentino, Cavani asumirá su función natural de tirarse atrás en busca de colaborar con la marca, tapar salidas del rival y hacer el desgaste para llegar al arco rival.

Ese contexto, y con Suárez como única referencia ofensiva, obligará a Sánchez y Rodríguez a cumplir varios funciones. El equipo tendrá el miércoles un ensayo de pelota quieta antes de la visita de riesgo a Mendoza, donde Uruguay buscará su mejor versión.

La pizarra de Tabárez

Cavani y Suárez más dos extremos
En la cabeza del entrenador está la idea de que, cuando Uruguay tenga la pelota, Carlos Sánchez y Cristian Rodríguez sean los extremos que se doblen para hacerle el juego a Edinson Cavani y Luis Suárez. El delantero de PSG siempre será el que baje algunos metros para moverse por todo el ataque dejando a Suárez como referencia de área. Aún si la propuesta no es tan ambiciosa y se decide que uno solo de los extremos se sume al ataque, Rodríguez tiene todas las fichas y Sánchez se sumará a la línea media.

Rodríguez y Cavani con la doble función: desdoblarse y tapar subidas del rival
El cuerpo técnico de Uruguay planifica un partido que, dentro de la paridad de un clásico, sea con una Argentina dueña de la posesión del balón la mayor parte del tiempo. Con el objetivo de tapar los pasillos internos que pueden dejar los uruguayos ante la movilidad de piezas como Biglia, Messi, Di María o Dybala, la propuesta defensiva puede incluir a Sánchez, Arévalo Ríos y Corujo en una línea de tres por delante de la zaga, Rodríguez y Cavani tapando los extremos y Suárez solo en ataque.


Ricca y el valor de los sueños

Federico Ricca es la cara nueva de esta lista de selección nacional y tendrá la oportunidad de hacer su bautismo con la mayor luego de jugar varios partidos con la selección juvenil.

El lateral izquierdo de Málaga confesó que la citación lo tomó de sorpresa: "Estoy muy contento de estar aquí, de compartir el vestuario y el entrenamiento con jugadores muy importantes. Por suerte en España pude terminar jugando, me adapte muy bien en Málaga y eso colaboró para mi llegada a la selección. Cuando me llamaron de la selección estaba saliendo de entrenar en España y no lo podía creer. A los primeros que llamé por teléfono fue a mis viejos para contarles y obviamente se pusieron muy contentos".

Ricca también dijo que la recepción del cuerpo técnico fue la mejor: "El cuerpo técnico me dio la bienvenida y me integraron al grupo de la mejor manera al igual que el resto de los compañeros. Me hicieron sentir un jugador más desde el primer día".

Consultado sobre la importancia de sumarse al grupo de la selección en este momento, Ricca afirmó: "Para mi es especial porque a la selección la veía siempre. La final de la Copa América de 2011 la vi por televisión y me marcó. A Godín no lo trato de usted, pero lo respeto mucho".


Acerca del autor