Uruguay tiene mucho para acomodar

La Celeste sufrió el pobre partido de Sánchez y pese a la movilidad de Lodeiro no tuvo control de juego
¿Cómo se paró Uruguay? ¿Qué sistema utilizó? Fue tan raro el partido que jugó la Celeste ante el control y la velocidad que le impuso Jamaica que el dibujo táctico parecía el borrador de ideas que no estaban claras.

Cuando parecía que la selección uruguaya iba a jugar 4-4-2, tal como lo hizo en el partido amistoso de despedida ante Guatemala, el equipo pareció pararse con un 4-3-3 con Diego Rolan y el Cebolla Rodríguez como punteros ávidos por alimentar al centrodelantero Edinson Cavani.

Pero el constante retroceso de Nicolás Lodeiro y de Rolan y el Cebolla hicieron que durante varios pasajes los dirigidos por Óscar Tabárez jugaran 4-3-2-1 o 4-4-1-1 con el Cebolla más retrasado que Rolan y este por detrás de la línea de Cavani, sobre todo cuando las posesiones de Jamaica fueron prolongadas.

Lodeiro fue el jugador que más movilidad y contacto tuvo con la pelota.

Su misión fue clara. Cuando Uruguay detentaba la tenencia de balón, el zurdo de Boca Juniors jugó suelto en el medio como enganche con los delanteros.

Pero cuando el equipo pasaba a defender inmediatamente se replegaba y se colocaba a la izquierda de Egidio Arévalo Ríos.

Es más, el repliegue fue constante porque Uruguay comenzó abusando de envíos largos y Lodeiro tuvo que ofrecerse como primer pase de los defensores para intentar el armado, algo de lo que la Celeste volvió a carecer.

La línea de cuatro, que sufrió con la veloz potencia de los jamaiquinos, tuvo a dos laterales que se proyectaron muy poco en ataque.

Arévalo Ríos jugó como volante central y fue muchas veces tapón delante de la defensa.

Pero durante varios lapsos, Sánchez se recostó junto a él en el medio para conformar un doble 5. El tema es que Sánchez estuvo muy flojo en su fuerte: la entrega del balón.

En el segundo tiempo, el ingreso de Giorgian De Arrascaeta modificó mucho: Uruguay pasó a jugar 4-4-1-1 con Rolan en el puesto del Cebolla y el jugador de Cruzeiro como media punta.

Lodeiro pasó a jugar de doble 5 y Sánchez quedó abierto por derecha hasta que lo sustituyó Cristhian Stuani.

Era momento de defender y sufrir. Ahora será tiempo de corregir, rever y acomodar las piezas. Pero con un triunfo a cuestas.