Uruguay tiene el plan para clasificar

Se trabaja los fallos del partido de ida: defensa, scrum y juego en los metros finales


Los Teros empezaron ayer la recta final de la preparación al partido del sábado en el Charrúa ante Rusia, donde se juegan el pasaje al Mundial. Mientras la atención de la gente sube, los celestes intentan concentrarse en el juego, más que en la importancia del objetivo. Ya lo dijo el DT Pablo Lemoine: hablar y trabajar sobre lo rugbístico, porque la motivación está sola y por todos lados.

Y en ese sentido, lo positivo es que Uruguay tiene muchos puntos en los que trabajar y concentrarse, a pesar de haber conseguido un resultado positivo, tras perder por un punto 22-21 jugando del otro lado del mundo.

Es que si bien Uruguay pudo llevarse el partido, el análisis global es que Rusia jugó mejor. Los Teros fueron efectivos y sumaron casi cada oportunidad que tuvieron con el pie, aprovechando –pero también forzando- la indisciplina rival. Para eso se basaron en un pilar de su juego: la defensa y el tackle para enlentecer balones rivales.

Pero cuando no lo hicieron, el juego se complicó. Rusia es un equipo al que le gusta mover la ovalada, que apuesta al juego de manos por sobre el de los forwards. No es Francia, ni mucho menos, pero tiene backs grandes que mezclan movilidad con un juego físico que les permite ir al frente y ganar metros en el contanto.

Y contra Uruguay, por muchos momentos, lo lograron. Los Teros se pararon bien en defensa, con buen reposicionamiento y no dejando espacios cuando el rival jugó a lo largo, pero por momentos falló en su habitual punto fuerte: el tackle. Así, Rusia ganó metros en varias situaciones de contacto, impulsando ese juego dinámico y haciendo retroceder a la defensa.

“Si bien recibimos un sólo try y tackleamos mucho, a mí la defensa no me gustó. Como centro no me fui conforme, creo que se nos metieron varias veces en la defensa y por errores propios”, dijo a El Observador Alberto Román. “Lo positivo es que identificamos los errores y sabemos cómo corregirlo, creo que la vuelta no va a ser igual. Espero que defendamos más arriba y los agarremos con pelota”.

El mayor punto a corregir en ataque será la definición. Los Teros nunca han sido un derroche ofensivo, pero sí han sido eficaces al tener la pelota y aprovechar sus chances. Pasó en la serie de marzo ante EEUU, cuando el equipo se puso arriba con un try de pelota recuperada, y luego cerró el partido con un scrum a favor.

Ante Rusia Uruguay tuvo opciones en el tramo final, cuando el rival se quedó con dos menos, a partir de una buena defensa recuperó pelotas y jugó en campo ajeno. Pero a la hora de aprovechar esas chances se pecó de apresurado, y optó por abrir pelotas cuando quizás lo más aconsejable era cerrar el juego y aprovechar su poderío de forwards.

“En el manejo de pelota en zona de definición nos salimos del sistema, teníamos otro objetivo, que llevaba mucha más paciencia y desgaste. Jugamos a cosas que no debíamos, atacamos donde no había que atacar. Confundimos jugar bien y jugar dinámico con jugar afuera”, dijo Lemoine a El Observador.

Y por último, también habrá que mejorar la obtención. El scrum dominó en varios momentos, pero no pudo sacar toda la ventaja que debió. Y no solo por la trampa del scrum ruso: algunos pre push o penales, y una pelota perdida dentro de 22 por apuro en jugarla, hicieron que Uruguay desaprovechara su habitual punto fuerte. l


Populares de la sección

Comentarios