Uruguay terminó con el mito de la altura en La Paz