Uruguay se llevó su ilusión a Chile