Uruguay se alejó de Blatter

La AUF decidió votar al príncipe jordano en medio de un clima adverso para el suizo
Por más que se mostró compungido, prometió limpiar la casa y dijo que no puede controlar a todos sus dirigentes, ayer Joseph Blatter empezó a quedar solo. Fue el síntoma más claro de que el suizo está en verdaderos problemas, y que tiene grandes posibilidades de perder hoy, tras 17 años, la presidencia de la FIFA, a manos del jordano Ali Bin Al Hussein.

El amplio apoyo de hace 72 horas, cuando parecía que la elección sería un trámite para el suizo a pesar de todas las acusaciones de corrupción, se desvaneció con el escándalo de los detenidos por acusaciones de corrupción. Además de la UEFA, que ya había hace mucho anunció su apoyo al jordano, varios países asiáticos también le dieron la espalda. Canadá y EEUU también se despegaron de Blatter, quebrando la alianza Concacaf-Conmebol que se intentaba solo unas pocas horas atrás.

La decisión uruguaya

Uruguay fue el primero en Sudamérica en desmarcarse de Blatter. La delegación de la AUF lo meditó tras una larga jornada de negociaciones. Lo había dejado entrever temprano el presidente de la AUF Wilmar Valdez en entrevista con El Observador TV (ver nota aparte), lo dejó casi escrito el presidente de Nacional en la tarde, y finalmente lo confirmó Valdez en la noche. "Este es un momento de inflexión y más allá del ganador o perdedor, a corto o mediano plazo los cambios se van a producir", dijo Valdez al programa Y te digo más, de CX30. "Uruguay debe pensar en una posición más pensando en el futuro que en el presente inmediato por lo que es altamente probable que votemos por el príncipe".

En el medio hubo varias reuniones, en las que los dirigentes uruguayos fueron ratificando una sensación de que el viento había cambiado, y que las razones deportivas de cuidar la media plaza para el Mundial 2018 ya no era suficiente para abrazarse a un gobierno que había quedado demasiado manchado, con corta vida, y con el cual no había sintonía desde que la sanción a Suárez transformó a Blatter en mala palabra en Uruguay. Ese desacuerdo se mostró cuando la delegación no participó de la apertura del Congreso, en que Blatter ratificó que se atornillaría al sillón.

Consenso roto


Pero no fue el único argumento: la delegación también notó que se había hecho añicos la estrategia de una posición en bloque de Sudamérica en el Congreso. "Uruguay se comprometió a votar en bloque, pero los hechos políticos de pública notoriedad, gravísimos, con una publicidad a nivel mediática similar al de las Torres Gemelas, también llevaron a rever un montón de cosas que las teníamos palpitando en las entrañas" dijo a El Observador desde Zurich Alejandro Balbi, a la salida de la reunión de Conmebol donde el consenso se hizo trizas.

Brasileño huyó

El mejor ejemplo de ese "sálvese quien pueda" fue Brasil, cuyo presidente Marco Polo del Nero, quien además integra el Ejecutivo de la FIFA, abandonó Suiza de súbito, dejando a Sudamérica con un voto menos en la decisiva reunión del sábado, cuando se decidirán las plazas para el Mundial 2018. "Nos jugamos lo que se está jugando y se toma una decisión de esas. Cada uno está tratando de salvar lo suyo, lamentablemente", dijo a Sport 890 Eduardo Ache, integrante de la delegación uruguaya.

Hoy antes de la elección habrá una nueva reunión de Conmebol, donde Uruguay anunciará su posición y su intención de plantear una postergación. "No nos vamos a sentir comprometidos con lo que Conmebol decida", dijo Balbi.

Para que la postergación salga se necesitan dos tercios de los votos, alrededor de 156 de los 208.

Todo puede ocurrir en el mundo FIFA, pero lo cierto es que Blatter nunca estuvo tan contra las cuerdas como hoy.



Populares de la sección

Acerca del autor