Uruguay recibió una paliza ante Argentina

Los celestes fueron aplastados tras un segundo tiempo para el olvido: 82-58

Sobró todo un tiempo. Así, con pocas palabras se podría resumir lo que fue el clásico entre Uruguay y Argentina en el Sudamericano de básquetbol de Venezuela.

Cuando los argentinos se lo propusieron y comenzó la lluvia de triples –algo que históricamente le ha faltado a los celestes– el encuentro se terminó.

Y eso sucedió en el comienzo del segundo tiempo con la presencia goleadora de Schattmann, Aguerre y Romano, altísimos e imparables para Uruguay.

Lo bueno de la selección de Marcelo Signorelli se vio promediando el primer cuarto cuando jugó muy bien en defensa sin dejar llegar a los argentinos y con un gran desempeño de Parodi en las asistencias (4) para mantenerse arriba en el marcador.

Allí, fue importante el aporte de Esteban Batista, acompañado por el Pica Aguiar.

Sin embargo, uno de los graves y eternos problemas de Uruguay se vio una vez más en este partido: en todo el primer tiempo no se pudo anotar ningún triple de los siete que se lanzaron.

Todo lo contrario el rival que jugó un gran segundo cuarto y allí metió seis de los siete triples de la primera parte. Eso fue decisivo para que Argentina se llevara la victoria en la primera mitad luego de que los celestes se hubieran puesto 29-28 arriba. Se perdieron dos pelotas en los últimos segundos y llegaron dos triples y dos libres por una falta de Aguiar cuando se terminaba el período que sirvieron para que los albicelestes pasaran 36-29.

El complemento sobró. Estuvo de más. Tanto fue así que Signorelli comenzó a realizar variantes y sacó a todos los titulares.

El corolario de todo esto fue que de a poco, Argentina sacó más y más diferencia –la máxima fue 27 en 70-43– y terminó con una paliza ante un Uruguay que fue rival los primeros 20 minutos y luego se desdibujó dejando una gran preocupación.