Uruguay pagó caro su falta de dedicación en golf

Latin American Championship. Se pagó muy caro las carencias estructurales del golf nacional
El domingo finalizó la segunda edición del Latin America Amateur Championship (LAAC) en el extraordinario Teeth of The Dog (Diente de Perro), Casa de Campo, La Romana, República Dominicana, el máximo certamen para aficionados en Latinoamérica. Referí dijo presente gracias a la invitación de los socios fundadores: The Masters Tournament, The R&A y la USGA.

Uruguay participó con tres jugadores: Juan Álvarez, el número uno en Latinoamérica y 34 en el World Amateur Golf Ranking (WAGR), Facundo Álvarez e Iñaki López. Los tres no tuvieron una buena actuación, en su distinto lugar.

López, sin entrenamiento

López, alejado de los links hace tiempo, entró al field por estar número tres de Uruguay en el WAGR, en el cierre de la selección (hoy está cuarto). Obviamente al no estar en la alta competencia sentenció antes de comenzar su resultado. Dos vueltas en donde sus scores fueron 92 y 95 dejaron bien en claro que no estaba ni siquiera entrenado para este torneo. ¿Qué plan de entrenamiento tuvo la Asociación Uruguaya de Golf (AUG) o el coach?

Facundo Álvarez decepcionó

Facundo Álvarez, número dos en el WAGR en Uruguay y con su segundo LAAC a cuestas, decepcionó. Se esperaba mucho más de un jugador parejo. Scores de 79 y 82 y un nuevo corte fallado al igual que el certamen inaugural.

Juan Álvarez no llegó bien

Juan Álvarez, que a priori estaba entre los cinco favoritos, durante toda la semana de competencia nunca se encontró sobre el green. Habitualmente Álvarez es un jugador que emboca, pero se lo vio fallando putts que no son comunes en él.

La posición 19°, con 294 golpes, 6 sobre par y rondas de 73, 77, 69 y 75 impactos no fue lo que se vino a buscar, Álvarez nunca peleó el certamen y no se pareció ni de cerca al de 2015, donde fue imparable teniendo picos muy altos de excelentes actuaciones.

Una semana con gusto a muy poco porque Álvarez es hasta el miércoles próximo el mejor Latinoamericano en el World Amateur Golf Ranking (WAGR).

El último mes de Álvarez no fue el correcto a nivel de entrenamiento, producto de vacaciones, las fiestas y fin de año. Todo ese combo no fue visto por nadie de quienes lo manejan o dicen protegerlo.

Álvarez que jugó en diciembre el Abierto "Ciudad de Montevideo" en el Club de Golf del Uruguay y a la semana siguiente viajó a Punta del Este a disputar el Campeonato nacional por Golpes en La Barra Golf Club, a eso con una sobrecarga muscular en una pantorrilla, lo fueron agotando física y mentalmente.

A comienzos de enero participó por compromiso en un torneo social en Cantegril Country Club y del 8 al 10 ganó el Abierto de La Barra, puntuable para el WAGR.

El jugador pecó de inocente en no estar "full time" para este torneo donde el premio es jugar en el "The Masters", primer Major de la temporada en el Augusta National Golf Club.

En el golf de hoy, no sirve venir el lunes de noche, tarde, para entrenar dos días la cancha. Esa es una ventaja que al nivel de Juan no se puede permitir.

Referí dialogó con más de 30 jugadores de primer nivel, ranking y unánimemente todos comentaron que el último mes redoblaron esfuerzos para este campeonato.

El venezolano Jorge García, vice campeón de esta edición, el 27 de diciembre se consagró campeón del South Beach International Amateur en el Miami Beach & Normandy Shores Golf Clubs. Además ya aseguró que asistirá a practicar el campo del Club de Golf del Panamá a fines de julio y agosto, cinco meses antes de cuando se realice la tercera edición.

La Asociación Uruguay de Golf (AUG) y quienes manejan a Juan Álvarez y los posibles participantes tendrán en este año 2016 la oportunidad de haber aprendido lo sucedido y llevar a los jugadores con una mejor preparación.

El que no hace no se equivoca, y para construir mejores actuaciones de los uruguayos, la humildad es una pieza clave en este engranaje, luego de aprender lo sucedido, hay que llevarlo a cabo con proyectos serios y rumbo a un destino.

Juan Álvarez tenía todo para ser campeón. Solo de faltó estar fino sobre el green, algo que no estuvo por su escaso entrenamiento durante el último mes.

La Asociación Uruguay de Golf en esta oportunidad asistió. Fue Víctor Zerbino, Secretario de la AUG quien tuvo exitosas reuniones con autoridades de los diferentes organismos.

Carencias estructurales

La AUG carece de una difusión seria, (hoy se le paga a una persona por eso), tampoco tiene ropa adecuada para los jugadores y los mismos sienten a veces vergüenza cuando observan las otras 9 Asociaciones o Federaciones lucir con orgullo las indumentarias.

Nunca se encuentra un buen vuelo comercial para los jugadores, aparecen siempre las peores conexiones y lo menos convenientes para los jugadores.

El sistema de manejo del hándicap Nacional es obsoleto: solo lo maneja una persona. Tampoco hay una fecha seria establecida de cuando salen, y durante el 2015 hubo descalificaciones por todos lados por ese problema.

Hay que cambiar, eso está más que claro.