Uruguay a la batalla en la Davis sin rodaje

Uruguay arranca el año con el objetivo de volver al Grupo I de América: enfrenta a Perú de visitante y sin Pablo Cuevas, el mejor tenista celeste

Tras un par de semanas donde Pablo Cuevas fue la bandera del tenis nacional, este fin de semana la representación cambia de caras: desde mañana hasta al domingo, Uruguay enfrenta a Perú de visitante en el arranque del Grupo II de la Zona Americana de Copa Davis. Cuevas no estará ya que decidió descansar tras ganar los ATP de Río de Janeiro y San Pablo, y además prepararse para la temporada de canchas rápidas en Estados Unidos, una decisión pensada antes de fin de año y que busca priorizar a su carrera individual, en su mejor momento, con el objetivo de meterse entre los 20 mejores del mundo.

De esa manera, la responsabilidad estará a en los hombros de un equipo joven y con poco rodaje, que buscará dar vuelta la página luego de 10 años en la división superior del tenis continental. El objetivo será volver la élite, pero con todas las condicionantes que marca la serie, la tónica es la cautela.

El equipo celeste lo integran Martín Cuevas (580 en singles y 673 en dobles), Ariel Behar (141 en dobles) Santiago Maresca (1.539 en singles) y Rodrigo Arús (sin ranking), tenistas con talento pero que sufren la falta de oportunidades –traducido en torneos- del calendario sudamericano. Lo mismo le pasa a los peruanos: en lo que va del año solo hubo un Torneo Futures en el continente, lo que atenta contra la continuidad de los jugadores.

¿Cuevas, Behar... y?
"La Davis en esta primera fecha no es la que más me gusta", reconoce a Referí desde Perú Enrique Pérez Cassarino, capitán Uruguay. "Los jugadores tienen muy poco rodaje, el único con 4 o 5 partidos es Ariel (Behar). En Sudamérica no hay muchos torneos. Es una situación conocida, una incógnita cómo llegan los adversarios", agrega el capitán, que tampoco tiene definido el equipo al 100%. "En el dobles y los singles de Martin no hay duda, después vamos a ir viendo".

"Los contratiempos son de toda la región, Perú tiene el mismo problema , uno de ellos se fue a España a jugar tres semanas. Sacando los del Grupo Mundial ha pasado siempre, y no hay muchas soluciones teniendo en cuenta que algún año aparece algún Future y tampoco así te aseguran muchos partidos. Incluso entre los 50 primeros no todos los casos son como el de Pablo (Cuevas) que tiene 15 partidos. Hay jugadores que perdieron en primera ronda y apenas tienen tres en el año", razona el uruguayo. "Lo único que puedo hacer es darles a los chicos toda la confianza posible, manejar los tiempos, que se sientan respaldados más allá del resultado. Eso te lo da el jugar y el ganar. Magia no se puede hacer, si se puede respaldar con toda la confianza", agrega "Bebe".

Sin el N°1
La ausencia de Pablo Cuevas también marca la serie. "Evidentemente en un grupo así no contar con un jugador del nivel de Pablo hace mucha diferencia. Pero lo sabíamos hace tiempo. Tenemos la posibilidad de trabajar con otros chicos para que hagan su experiencia", agrega Pérez, que también hace hincapié en el hecho de que los partidos son más largos que en el circuito. "Se siente más, sin duda. Normalmente los jugadores que están en Grupo II no tienen muchas chances de jugar a 5 sets, cambia muchísimo. Hay que trabajar con eso, saber que va a ser una serie muy dura, muy física. Dependerá como responda cada uno a lo largo de la serie".

Por contrapartida, el doblista Ariel Behar llega con el mejor ranking de su carrera. "Viene en un gran momento pero volvemos a eso que tiene Davis, juega con Martín (Cuevas) con quien prácticamente no juegan juntos en todo el año. Hay que aprovechar su buen momento pero ser conscientes de lo que conlleva formar doble que no esta aceitado"

Enfrente estará un Perú con más ranking, pero poca experiencia en Davis: Mauricio Echazú (623 ATP), Jorge Panta (696 ATP), Juan Pablo Varillas (650 ATP) y Duilio Vallebuona (1698 ATP). No tendrán a Sergio Galdós (127ATP en dobles).

Sobre los objetivos, Pérez Casarino es muy cauto. "Hay que ir punto a punto, evidentemente nos toca una serie dura, pero que se pueden dar muchas cosas, depende como se da cada punto. Todos son jugables, eso es una ventaja".

El descenso luego de 10 años al Grupo II

El descenso de Uruguay ante Barbados en noviembre marcó el fin de 10 años consecutivos en la élite del continente, y paso anterior al Grupo Mundial. Uruguay se había logrado mantener allí con Pablo Cuevas como estandarte, pero también lo logró en los años en que la principal raqueta uruguaya no pudo estar por una lesión de rodilla que lo tuvo casi dos años afuera de las canchas.

El año pasado, incluso, Uruguay estuvo a una serie de clasificar al repechaje por el Grupo Mundial: fue en el inicio de año, cuando enfrentó a Colombia de local. Terminó cayendo 3-2, en una pareja serie que había comenzado 0-2 -con Cuevas perdiendo ante Alejandro González en cinco sets y lesionado-, luego se logró empatar la serie pero se terminó perdiendo el quinto punto para el 2-3 final.

De la chance de jugar un repechaje al Grupo Mundial -reeditando las mejores épocas de la década de 1990 con Marcelo Filippini y Diego Pérez- Uruguay pasó a jugar por el descenso a la Zona Americana II. Lo hizo ante Barbados de visitante. Pablo Cuevas no estuvo porque la fecha coincidía con el Masters de París, y tampoco estuvo Martín Cuevas (también priorizó su calendario) y Ariel Behar (lesionado). Jugaron Santiago Maresca y el juvenil Nicolas Xivillier y cayeron 3-2.