Uruguay eliminado, pero con el deber cumplido

La celeste no fue rival para Puerto Rico y la ilusión del repechaje olímpico se hizo trizas, pero el grupo salvó con nota en entrega
La selección uruguaya de básquetbol se despidió este miércoles de su ilusión de clasificarse a los Juegos Olímpicos al perder en forma contundente 80-69 ante Puerto Rico.

El resultado de primera hora de la jornada (Venezuela 75-Panamá 62) obligaba a los celestes a vencer a los boricuas por 35 puntos para acceder al quinto puesto, la última plaza para jugar el año próximo un repechaje para Río de Janeiro 2016.

La chance era meramente matemática. Por tradición, por estilo y por plantel, Puerto Rico era el favorito para llevarse el partido de anoche. Y más allá de que este FIBA Américas haya sido un torneo muy irregular para los dirigidos por Rick Pitino, en la cancha se encargaron de demostrar su supremacía sobre el básquetbol uruguayo.

Liderados por su inspirado base José Juan Barea –el NBA que juega en Dallas Mavercicks–, muy agresivos en la zona pintada y con su característico estilo de correr la cancha con su básquetbol atlético, Puerto Rico abrió rápidamente ventajas a partir de los cinco minutos de juego.

Uruguay se vio quebrado, superado y no pudo meterse nunca en partido.

En el inicio del segundo tiempo el equipo de Adrián Capelli esbozó una reacción. Pero rápidamente Puerto Rico hizo una serie de ajustes que aventó todo tipo de final cerrado.

Barea terminó como goleador del partido con 19 puntos al tiempo que el pívot Renaldo Balkman aportó 17 y bajó nueve rebotes.

José Juan Barea
José Juan Barea
José Juan Barea

Balance positivo

Pese a la derrota y pese a cerrar el torneo con un balance de solo dos victorias contra seis derrotas, Uruguay se fue de México con el sabor al deber cumplido.

El equipo llegó desahuciado por la sumatoria de renuncias que acumuló en la fase de preparación.

Esteban Batista porque no se consiguió el seguro al arreglar su vinculación con Chongqing Fly Dragon de China.

Jayson Granger acusando un dolor de espalda y renunciando por octava vez desde 2008.

Sebastián Izaguirre por problemas personales. Y Leandro García Morales que antes de ser convocado anunció su retiro de la selección.

Demasiado para Uruguay que acostumbró en los últimos torneos FIBA Américas a ser competitivo en las primeras fases y caerse físicamente en las segundas rondas producto de su falta de recambio en el plantel y de la disparidad de nivel entre titulares y suplentes.

Así, este plantel se puso la camiseta. La defendió. Y, lo más importante, la sintió dejando la vida en el parqué.

Derrotó a Brasil (71-57) en primera ronda. Tuvo contra las cuerdas a Argentina (87-90) con la que perdió en el cierre. Ganó un partido en segunda ronda (Venezuela) luego de 18 años sin vencer en esa fase.

También tuvo malas actuaciones como ante Panamá en primera ronda y demostró estar muy lejos ante un equipo casi todo NBA como el de Canadá.

Bruno Fitipaldo fue la gran figura del equipo, bien secundado por Mauricio Aguiar y Mathías Calfani que tuvo un gran crecimiento a lo largo del torneo.

Quedó en el debe Martín Osimani con rendimientos irregulares al tiempo que los Vidal, Parodi y Cáceres sumaron experiencia.