Uruguay, el único sin DT

La celeste es la única selección de Conmebol que no tiene definido su cuerpo técnico

Atrás en el tiempo quedó el 21 de mayo de 2006, cuando Uruguay venció a Irlanda del Norte por 1-0 con gol de Fabián Estoyanoff en New Jersey. Ese partido cobra notoriedad por ser el retorno de Oscar Tabárez a la conducción técnica de Uruguay para el inicio del mejor proceso de selecciones de la historia.

Bajo esa conducción, Uruguay cobró un protagonismo vital en la escena futbolística mundial, avalado por su buena actuación en la Copa del Mundo de Sudáfrica, la obtención de la última Copa América y la presencia, sin exclusiones, de todas las selecciones juveniles celestes en los mundiales de la categoría.

Ranking FIFA y otros premios efímeros aparte, de los que también festejó el público uruguayo, la selección ganó en valores e identidad al servicio de un equipo. Sin embargo, pese a esos logros, el ejemplo de la selección siempre fue interpretado como un oasis en un empobrecido y mal manejado fútbol uruguayo.

Con los clubes de Primera División partidos en dos bloques producto de unas elecciones que no lograron el cometido básico de elegir presidente, la selección uruguaya se transformó en el único país de América sin tener definida aún su conducción.

Los recambios

Luego de la Copa del Mundo, Argentina y Brasil, potencias del continente, cambiaron su cuerpo técnico por motivos distintos. La canarinha decidió ponerle punto final al ciclo de Scolari luego de la caída ante Alemania por 7-1 en semifinales y no poder alcanzar siquiera el tercer puesto ante Holanda. Con Scolari afuera, se apuntó a un viejo conocido: Dunga, quien llega con la misión de sentar las bases del nuevo equipo en la Copa América del año que viene pensando en el Mundial de 2018.

Argentina, en cambio, buscó a través de Grondona la permanencia de Alejandro Sabella en el cargo. Luego de la final perdida ante Alemania, Sabella le comunicó al máximo dirigente su intención de retirarse, decisión que se demoró por la insistencia de don Julio. La noche anterior a su muerte, Grondona había hablado telefónicamente con varios hombres de peso en la AFA para comenzar a gestionar la llegada de Martino. Finalmente el ex Barcelona estampó la firma y conducirá al seleccionado albiceleste hasta Rusia 2018.

Bolivia cambió de entrenador antes del Mundial. Luego de las eliminatorias se alejó del cargo el español Xabier Azkargorta para dejarle su lugar a Luis Vizcarra, quien firmó un contrato, en principio, buscando la clasificación a la próxima cita mundialista.

Otra selección que modificó su conducción fue Venezuela, luego de la renuncia de César Farías en febrero de 2014 para la llegada interina de Manuel Plascensia hasta la confirmación actual de Noel Sanvicente.

Las otras dos selecciones continentales que cambiaron DT fueron Perú y Ecuador. Los incaicos, que quedaron por el camino en las eliminatorias, optaron por Pablo Bengoechea como conductor para la transición luego del ciclo de Sergio Markarian. Los ecuatorianos, eliminados en fase de grupos del Mundial, confirmaron en el cargo a Sixto Vizuete en lugar de Reinaldo Rueda, quien abandonó su cargo el pasado 13 de julio.

Tres que continúan

Dos selecciones con singular éxito en el último Mundial continuarán con sus equipos técnicos: Colombia y Chile. Los cafeteros, que eliminaron a Uruguay y cayeron ante Brasil, tendrán al costado de la línea de cal al argentino José Pekerman en otra clasificatoria y los trasandinos, que dieron un batacazo ante España, también confirmaron en el cargo al argentino Jorge Sampaoli. Otro equipo que continuará con el mismo entrenador que tuvo en la eliminatoria es Paraguay, luego de la renuncia de Gerardo Pelusso y la llegada de Víctor Genes.

Entrenadores de Sudamérica

Argentina - Alejandro Sabellla

Bolivia - Luis Vizcarra

Brasil - Dunga

Chile - Jorge Sampaoli

Colombia - Néstor Pekerman

Ecuador - Sixto Vizuete

Paraguay - Víctor Genes

Perú - Pablo Bengoechea

Venezuela - Noel Sanvicente

Uruguay - No tiene

En Europa apuestan a la continuidad de los entrenadores

Las potencias europeas apostaron a la continuidad de sus procesos, más allá del éxito o el fracaso deportivo circunstancial. Inglaterra, eliminada por Uruguay, confirmó la continuidad de Roy Hodgson apenas terminada la mediocre aventura mundialista. Italia, que corrió la misma suerte en el grupo de la muerte, selló su vínculo con Antonio Conte de cara a la próxima Eurocopa y con miras al Mundial. La intención de la federación italiana era continuar el trabajo de Césare Prandelli, pero este se negó por el magro resultado mundialista y decidió continuar con su carrera en Turquía.

Bélgica, España, Francia y Alemania también apostaron a la continuidad con Marc Wilmots, Vicente del Bosque, Didier Deschamps y Joachim Löw encabezando sus proyectos de cara al próximo Mundial.

La única excepción fue Holanda, ya que Louis van Gaal dejó su cargo luego de obtener el tercer puesto para asumir en Manchester United y le dejó su cargo a otro orange de experiencia: Guus Hiddink.


Populares de la sección

Comentarios