Uruguay-Chile, un duelo con mucho pasado

Tabárez no quiere que los futbolistas se queden con el tema Jara-Cavani en la cabeza

El morbo y la bronca que quedaron en muchos hinchas uruguayos tras el recordado episodio entre Gonzalo Jara y Edinson Cavani en la Copa América de Santiago en junio pasado que terminó con la expulsión de este y la suspensión de dos partidos, fueron determinantes para que se agotaran las entradas para el partido del martes ante Chile por las Eliminatorias para el Mundial de Rusia 2018 con tanta anticipación.

Es más: hubo muchísimos uruguayos quienes el jueves pasado gritaron el gol del empate de Colombia. El fanatismo no lleva a ningún lado.

Lo cierto es que los encuentros entre los celestes contra los trasandinos están llenos de historias calientes.

Tanto en Santiago como en Montevideo hubo episodios muy recordados y no precisamente por lo bueno.

El primero en bajar la pelota al piso con el tema Jara fue nada menos que el propio Cavani. "Eso ya quedó en el pasado. Hay que pensar en ganar el partido", dijo el delantero la semana pasada, con buen tino. Es saludable.

Por su parte, el Maestro Tabárez no quiere ni que le hablen de ese tema.

La propia Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) en la cuenta de Twitter de la selección (@Uruguay), emitió un spot que dice lo siguiente: "#PasionYRespeto. Este 17 de noviembre el estadio va a ser una fiesta. Alentar a la celeste es una gran responsabilidad. Disfrutemos el juego con pasión y respeto. ¡Vamos Uruguay!".

Un nuevo mensaje que trata de aplacar el clima.

Es que queda clarísimo que para Uruguay son tres puntos trascendentes los que están en juego. Por eso los jugadores no pueden tener la cabeza en otra cosa que no sea en ganar el encuentro jugando mejor que el rival y anotando goles.

La situación más parecida a esta se dio en 1985 luego de que Chile ganara 2-0 de local en un clima muy hostil con un proyectil que dio en la cabeza del árbitro Jesús Díaz Palacios –quien siguió el partido– y un botellazo a Wilmar Cabrera.

Los chilenos tenían a Carlos Caszely, un exquisito jugador de fútbol que era muy inteligente calentando los partidos en la previa.

Uruguay, tras caer en Santiago, ganó en la altura de Quito a Ecuador 2-0, pero seguía un punto debajo de Chile, es decir que con el empate en el Centenario, la roja iba a México 86.

"Chile pide garantías; verán a João Havelange en Buenos Aires", tituló El País cinco días antes del partido.

Caszely calentó la previa tras el triunfo celeste en Ecuado y dijo: "Si el equipo uruguayo lo forma el entrenador Borrás, ganaremos. Porque el buen resultado en Quito se logró porque el equipo lo hicieron los dirigentes".

Caszely recibió un huevazo en un ojo cuando llegó a Carrasco en 1985
Caszely recibió un huevazo en un ojo cuando llegó a Carrasco en 1985
Caszely recibió un huevazo en un ojo cuando llegó a Carrasco en 1985
Cuando los chilenos llegaron a Carrasco el jueves de Semana Santa, el delantero recibió un huevazo en un ojo de parte de un hincha uruguayo. Así era el clima en aquella época. Si bien Uruguay ganó 2-1 –con muchísimo trabajo– y clasificó al Mundial, había mucho nerviosismo en los futbolistas.

Eso es lo que el Maestro Tabárez quiere cambiar de cara al encuentro del próximo martes.

Uruguay sabe que debe ganar pero jugando al fútbol. No hay que apelar a cosas extras que seguramente lo desconcentren ante un combinado que es de los mejores.

1983
Chile 2-Uruguay 0

El mismo día que se cumplían 10 años del golpe de Estado chileno, los celestes fueron a jugar a Santiago por la Copa América. Exactamente una semana antes, jugando ante Venezuela, se había fracturado Fernando Morena. El técnico Omar Borrás citó a Alfredo "Polilla" De los Santos para jugar de punta. En pleno partido, el Indio Olivera le pegó un codazo a Óscar Arriaza y le sacó un diente. Allí entraron "fotógrafos" revoleando sus cámaras. Cuando terminó el partido con victoria chilena, en el túnel, uno de estos "fotógrafos" intentó agredir al Pato Aguilera que era un juvenil. El Polilla salió en su defensa golpeando al agresor, pero terminó detenido en plena dictadura trasandina.

1985
Chile 2-Uruguay 0

Tres semanas antes de enfrentarse ambos por Eliminatorias para el Mundial de México 86, ocurrió un terremoto en Chile con varios muertos. Borrás –seguía siendo el DT celeste– dijo que era un riesgo jugar allí y sus palabras fueron tergiversadas. Ya en pleno encuentro, Chile ganaba cómodo 2-0, pero un parcial arrojó un proyectil y le pegó al árbitro colombiano Jesús Díaz Palacios. El veedor era el brasileño Abilio D'Almeida y le dijo al juez que siguiera el partido. Luego a Wilmar Cabrera le pegaron un botellazo cuando iba a tirar un córner. Nada cambió. Antes de la revancha, Carlos Caszely calentó el ambiente y cuando llegó al aeropuerto de Carrasco recibió un huevazo en un ojo.

1987
Uruguay 1-Chile 0

Chile llegaba a su segunda final de una Copa América tras la de 1979 contra Paraguay, y ansiaba por primera vez un título. Venía de conseguir un triunfazo ante Brasil 4-0 en Córdoba y 2-1 a Colombia, y muy envalentonado a la final en la que se encontraría con Uruguay que llegaba tras haber eliminado a Argentina –vigente campeón del mundo– con Diego Maradona y compañía. El partido se hizo muy friccionado y Fernando Astengo se encargó de la marca personal a Enzo Francescoli con patadas alevosas. En el primer tiempo fue expulsado Eduardo Gómez en Chile por un patadón a Enzo y Astengo solo vio la amarilla por una plancha.Luego fue expulsado el propio Francescoli, Astengo y Perdomo.

1997
Uruguay 0-Chile 0

Dirigido por el uruguayo Nelson Acosta, Chile llegó al Centenario con muchos bríos y pese a que no estaba a la orden Iván Zamorano, había mucha expectativa en el país trasandino en esas Eliminatorias para el Mundial de Francia 98. Tanta era la misma que los hinchas chilenos colmaron el sector que le asignaron a sus hinchas sobre la Tribuna América. En aquella época, tanto las cabinas de radio como el lugar para la prensa escrita, se encontraban en donde hoy se encuentran los palcos del Centenario. Uruguay ganó con un gol de Marcelo Otero y los hinchas chilenos molestos por el resultado, tiraron botellas contra los periodistas uruguayos a corta distancia y rompieron varios vidrios de las cabinas. La de CX 12 fue la más afectada.

2003
Uruguay 2-Chile 1

En aquel partido por las Eliminatorias para el Mundial de Alemania 2006, ambos equipos salían por el mismo túnel. Así lo pedía FIFA. Cuando estaban juntos, el chileno Rafael Olarra arengó a sus compañeros pegado a los uruguayos: "¡Vamos a ganarle a estos huevones!". El primero que saltó por Uruguay molesto fue Marcelo "Pato" Sosa y enseguida se armó una generala en pleno túnel. Al chileno Meléndez le golparon en el labio. Cuando entraron al campo de juego para cantar los himnos, el futbolista le mostró al árbitro argentino Claudio Martín cómo tenía la boca. Finalmente, los celestes vencieron 2-1 con tantos de Javier Chevantón y Adrián "Hueso" Romero.

LA FRASE

"No vamos a caer en ningún tipo de provocaciones y trataremos de traernos los puntos; no vamos a ir a pelear, ni dar declaraciones falsas. La rivalidad seguramente estará solo en la cancha. Somos todos bien grandes para saber lo que hacemos, lo de Jara y Cavani es algo normal del fútbol"

Marcelo Díaz

Volante de la selección chilena


Acerca del autor