Uruguay campeón del mundo: ¿Cómo se logró?

Uruguay volvió a coronarse campeón mundial en pelota vasca en un deporte donde ostenta una enorme historia
La pelota vasca, una disciplina que ha sabido darle varias alegrías al deporte uruguayo, lo hizo una vez más con el título logrado el pasado domingo en la modalidad de paleta cuero en el Mundial de Trinquete en Guadalajara, México.

El equipo celeste que participó en esa categoría, formado por Gastón Dufau, Andrés Pintos, Pablo Baldizán y Felipe Spinoglio, con Rosano Perrone como entrenador, conquistó el oro al ganarle la final a España, luego de una dura semifinal ante Francia.

Silva, Baldizán, Spinoglio, Dufau y Perrone
Silva, Baldizán, Spinoglio, Dufau y Perrone con sus medallas de oro
Silva, Baldizán, Spinoglio, Dufau y Perrone con sus medallas de oro

El certamen contó con 12 selecciones que disputaron las distintas disciplinas en juego: mano individual, mano parejas, pelota de goma –masculino y femenino- y pelota de cuero.

Esta última es la especialidad en la que más se ha destacado Uruguay con el recientemente desaparecido César Bernal y con Néstor Iroldi, quienes ganaron cinco oros mundiales y un bronce en los Juegos Olímpicos de México 1968, en modo exhibición.

El último gran oro de Uruguay en pelota había sido en los Juegos Panamericanos de Mar del Plata 1995, cuando Baldizán, quien integró el actual equipo, y el floridense Horacio Guichón, le ganaron el título al local.

Sacrificio amateur

La planificación para este Mundial comenzó a principios de año con una preselección de ocho jugadores. Luego, Perrone eligió a los cuatro seleccionados y a partir de mayo comenzaron la preparación.

"Entrenábamos miércoles, viernes y sábado, un fin de semana en Mercedes, donde está la cancha más parecida a la que se iba a hacer el campeonato, y al otro fin de semana en Montevideo", contó el técnico.

"Habremos ido unas 10 veces a Mercedes, donde hay un gimnasio nuevo, para entrenar", agregó Baldizán. "Eso implicaba salir manejando los viernes a la tarde luego de haber hecho las ocho horas de trabajo o de estudio, llegar, entrenar de noche, madrugar al otro día, luego de dormir en lugares fríos durante el invierno, entrenar y volver a Montevideo a mediodía. El amateurismo nuestro lo llevamos a un nivel competitivo por el amor propio que le ponemos", agregó.

El pelotaris, que es bancario, destacó que contaron con "apoyo completo" de la Federación Uruguaya de Pelota, que cubrió los gastos de material para entrenar, de combustibles para los traslados a Mercedes y alimentación. "La Federación siempre consigue cubrir los gastos y nosotros también nos adaptamos haciendo el esfuerzo", sostuvo.

"El amateurismo nuestro lo llevamos a un nivel competitivo por el amor propio que le ponemos", Pablo Baldizan.

En lo más alto

Para llegar a la cima del podio, Uruguay fue primero en su grupo, en el que superó a Chile, Estados Unidos, El Salvador y España, todos en dos sets. "Ganarle a España nos dio confianza para ver que estábamos en buen nivel", contó Spinoglio a Referí.

Luego llegó la semifinal ante Francia, el partido más complicado en el que ganaron en tres sets. El primero fue para Uruguay 15-13, el segundo para los galos 15-6 y el tercero y definitivo para la celeste por 10-7.

Ese partido tuvo además la lesión de Dufau, quien recibió un pelotazo en su rostro y sufrió una fractura de malar. El zaguero uruguayo, quien en la mayoría de las presentaciones fue titular junto al delantero Pintos, siguió jugando hasta ganar el encuentro que los metió en la final.

"Me dolió mucho en el momento del golpe, pero en caliente y con la adrenalina del partido fue solo ese momento", dijo Dufau a Referí desde México, donde se tomó unas vacaciones tras el título. "Salí y cuando vi que veía bien y tenía todos los dientes, ni se me ocurrió que podía estar quebrado, me pusieron algunas cositas y volvió a jugar de nuevo porque no me dolía", comentó.

Después del triunfo, se constató la magnitud de su lesión. "En la noche antes de la final se entera de que se había fracturado el pómulo y no lo querían dejar jugar, le hicieron firmar un consentimiento", contó Baldizán. "Lo de Gastón fue para el mejor recuerdo", agregó el experimentado jugador de 42 años, quien años atrás había sufrido una lesión similar que en su caso le impidió seguir jugando.

Tras una larga jornada que siguió hasta la madrugada por los chequeos médicos de rigor, llegó la hora de la final. "Tenía mucha molestia, porque tenía mucho líquido del lado izquierdo de la cara, muy inflamado todo, pero por suerte usé unos lentes protectores que no me tocaban el ojo, me calzaron perfecto, y después me preocupe en concentrarme del partido y olvidarme de ese detalle", reveló Dufau. "Lo más importante era hacer tantos para ganar, estar metido en el partido y olvidarme del resto", agregó el zaguero, considerado el mejor del circuito mundial.

Uruguay le ganó la final a España y se proclamó campeón mundial.

"Salí y cuando vi que veía bien y tenía todos los dientes, ni se me ocurrió que podía estar quebrado, me pusieron algunas cositas y volvió a jugar de nuevo porque no me dolía", Gastón Dufau.

Así jugó Dufau fracturado
Así jugó Dufau fracturado
Así jugó Dufau fracturado

El éxito y sus razones

Pintos, el delantero titular de 20 años, quien tiene una gran proyección, señaló que ahora son "los mejores del mundo" en pelota cuero. "No puedo explicarles lo que es o lo que se siente llevar esa bandera hacia el éxito y dejarla clavada en lo más alto. No es algo de todos los días pero sí es algo por lo que fuimos desde un principio, sabíamos el potencial que había y sin perder la paciencia, jugando cada pelota, las cosas se fueron dando", comentó.

Para Dufau, el título "es una alegría enorme; hace muchos años que Uruguay no lograba esto, hace tiempo que estamos cerca de ganar y no podíamos concretar y esta vez se nos dio. En el momento como que no caías que eras campeón el mundo, y ahora lo estamos disfrutando mucho. Ya sabemos dónde estamos parado y a dónde tenemos que apuntar. Hoy en día somos los mejores del mundo y esperemos que podamos mantenerlo", dijo.

Para la figura celeste, el título uruguayo se dio por haber sido los más regulares a lo largo de un torneo en el que hubo resultados sorpresivos "Nosotros por suerte pudimos llegar a la final invictos y por ahí estuvo la clave. Fuimos constantes, concentrados en busca del objetivo, ir partido a partido sin pensar en la final. Y así fuimos concretando cada etapa", señaló.

Spinoglio, en tanto, dijo que "fue una alegría inmensa. Sabíamos que era durísimo. Luego, el podio fue una felicidad bárbara", contó el jugador de 22 años, quien fue suplente pero formó parte del equipo en el que jugó en la modalidad pelota de goma. "Mirarlo de afuera hizo que se sufriera bastante", agregó.

Y Perrone, el entrenador del equipo, no tuvo más que palabras de reconocimiento para su jugadores. "Es algo único. No lo pude cumplir como jugador y ahora se medio con estos botijas. Fue una alegría enorme".

El éxito uruguayo a través de la historia

Mundiales absolutos:
Mundial 1955: Andrés Iraizos (mano)
Mundial 1966: Bernal-Iroldi (cuero)
Mundial 1970: Bernal-iroldi (cuero)
Mundial 1978: Bernal-iroldi (cuero)
Mundial 2015: Dufau-pintos (cuero)
Mundialitos:
Mundial extra 1980: Bernal e Iroldi (cuero)
mundial extra 1981: Bernal e Iroldi (cuero)
Juegos Panamericanos:
Mar del plata 1995: Guichón-Baldizán(cuero)

58 Medallas. En mundiales absolutos Uruguay ganó 49 preseas: cinco de oro, 29 de plata y 15 de bronce. En mundiales extra dos de oro. En Juegos Panamericanos un oro, cuatro platas y un bronce. Y en Juegos Olímpicos –en modo exhibición– la de bronce lograda por César Bernal y Néstor Iroldi en México 1968.

2019 Panamericanos. Luego de no estar presente en Toronto 2015, la pelota vasca volverá a los Juegos Panamericanos en Lima 2015, donde Uruguay tendrá posibilidades de obtener medallas aunque deberá preparase especialmente ya que se jugará en frontón y la especialidad uruguaya es el trinquete.

Baldizán, de oro en oro

Con 42 años, Pablo Baldizán (derecha) volvió a colgarse una medalla de oro representando Uruguay. Su última presea dorada había sido en 1995, cuando ganó los Juegos Panamericanos de Mar del Plata en dupla con el floridense Horacio Guichón. "Recuerdo la arenga que me dio antes de la final, yo era muy joven y había jugado malos partidos. Ese día hice un clic", recordó a Referí.

Ahora en Guadalajara, donde fue suplente en la mayoría de los encuentros, fue él el encargado de hacer los calentamientos y motivar a sus compañeros en todas las disciplinas, además de aportar su experiencia a sus compañeros más jóvenes, que lo llaman "el tío".

"Luego de ser representante de Uruguay por 24 años este título es como un broche de oro a mi carrera y es especial porque la pelota de cuero es la modalidad que más quiero", dijo. "Pero no es mi retiro. Tengo 42 años y quiero seguir entrenado para llegar al Mundial de Barcelona 2018 en el que sí me gustaría retirarme".

Pablo Baldizán
Pablo Baldizán, el de blanco a la derecha
Pablo Baldizán, el de blanco a la derecha


De los inmigrantes vascos a las medallas

Los inmigrantes vascos fueron los que trajeron este deporte a Sudamérica. En Uruguay y Argentina, con más llegada de vascos franceses, se impuso más la pelota vasca jugada en trinquete, mientras que en otros países con más presencia de vascos españoles, se desarrollo más el frontón.

"Somos un país trinquetista, en Uruguay hay más trinquetes que frontones", dijo a Referí Marcello Filipelli, presidente de la Federación Uruguaya de Pelota (FUP). El trinquete es la cancha con cuatro paredes, mientras que el frontón tienen la pared derecha libre, explicó.

Para el titular de la FUP, el título logrado en México es producto de una "campaña excepcional" de los pelotaris celestes. "Y es un mundial oficial, con todas las letras", destacó. "Gastón siempre había estado cerca del título, a los 16 años jugó un Mundial sub 22, y ahora está en la edad ideal, y Andrés Pintos ha sorprendido gratamente con su nivel y recién tienen 20 años", comentó.

En Uruguay, se juegan tres campeonatos por año en sus distintas disciplinas: el Federal, el Nacional y el Uruguayo. La FUP tiene 20 clubes afiliados, pero hay muchas más instituciones que practican el deporte sin ser federados. En Montevideo hay unos 15 gimnasios con trinquete, mientras que en el interior hay al menos uno por departamento, lo que también permite que la disciplina se desarrolle tierra adentro.

La delegación uruguaya que compitió en México estuvo compuesta por 15 miembros entre jugadores y jugadoras, dos entrenadores y un delegado; y el gasto de preparación y participación del Mundial fue de aproximadamente de unos US$ 24.000.

La lesión de Dufau

Una de las reglas de la pelota vasca dice que si un jugador se lesiona por motivos propios, su compañero debe seguir jugando solo ante sus dos rivales. No fue el caso de Gastón Dufau, quien en la semifinal recibió un pelotazo no intencional de un rival, por lo que podía ser sustituido. Pero el uruguayo prefirió seguir jugando e incluso disputó la final al otro día. "Con las ganas que tenía, siguió jugando el partido. Luego, de noche, estuvimos hasta las 3 de la madrugada, se le hicieron placas y tomografías. Pensé que no iba a jugar la final al otro día, pero él me decía que sí. Y jugó", contó su entrenador Rossano Perrone.

Todo sobre la pelota vasca

Las modalidades
Hay distintas disciplinas: pelota de cuero, pelota de goma –que es la modalidad que más se práctica–, y mano son las que compiten en el mundial, con categorías para caballeros y damas. En la foto se ve el kit de pelota cuero, con la paleta, el casco y los lentes protectores.

Pelota vasca
Equipamiento de pelota vasca
Equipamiento de pelota vasca

Las características
Se juega dos contra dos en un trinquete (cancha de cuatro paredes) o en un frontón (sin pared derecha). Se consigue un tanto cuando un jugador rival no consigue que la pelota toque la pared delantera del frontón en su parte verde. La pelota solo puede rebotar una vez en el suelo; si lo hace más de una vez, es tanto.

Pelota vasca

La paleta
Si la pelota pica fuera del frontón en su primer pique, se considera tanto del equipo contrario al que arroje fuera la pelota. En el saque, una vez que la pelota rebote contra la pared delantera, tiene que caer dentro de la zona delimitada por las líneas amarillas.

Pelota vasca, pelotas
Las pelotas para jugar a la pelota vasca
Las pelotas para jugar a la pelota vasca





Acerca del autor