Uruguay arrancó con goleada

Los Teros fueron muy superiores a Brasil y lo golearon 58-7, con lo que debutaron con el pie derecho en la Eliminatoria al Mundial

Los Teros ratificaron la superioridad ante Brasil y ganaron 58-7 en el inicio del camino por las Eliminatorias al Mundial, que tendrá la gran final el sábado ante Chile, que en el partido de primera hora perdió ante Argentina 85-10.

Uruguay arrancó a todo tren, como para imponer condiciones de entrada: El scrum fue muy sólido desde el minuto 1, con lo que el equipo de Lemoine tuvo buenas plataformas de ataque, lo que derivó en penal de Favaro al minuto y luego try de Ormaechea tras levantarse en el scrum, a los 8’.

 A eso se le sumaba la liberación rápida en los rucks por un superior trabajo en el contacto, con lo que Los Teros tenían pelotas rápidas para los backs, que conseguían quebrar por adentro y jugar bien en el contacto para mantener el ritmo de pelota. Y encima, enorme presión en cada ruck rival, para generar penales o robos. El juego ideal, que traía el try de Román a los 12’ tras una gran cortada de Bulanti en el juego abierto.

Brasil no tenía solución en el contacto, y por eso en una jugada de varias fases, nuevamente con liberación rápida, Vilaseca penetró y jugó con Bulanti para poner el 22-0. Para Brasil el contacto era un suplicio, y empezaba a perder el humor: Taino se iba con amarilla por un golpe.

Quizás en esa jugada del try celeste hizo un quiebre: Arocena se iba con una lesión en la rodilla tras un tackle. Durán entraba por el apertura, y aunque en el juego anduvo nbien, Los Teros perdieron uno de sus líderes. Casualmente o no, a partir de allí perdieron la justeza en el manejo, la presión titánica para obligar al error brasileño, la disciplina para complicar rucks ajenos.

Brasil consiguió hacer un poco más de pie y tener penales para ir a jugar en campo rival, pero nunca complicó en las 22 porque no tuvo plataformas ni en el line ni en el scrum, y en el juego abierto Uruguay defendió bien. Así, los celestes volvieron a jugar en campo brasileño, y aunque siguieron sin un juego pulido como en el arranque, la superioridad de los forwards le generó cuatro penales más, de los cuales Favaro solo pudo aprovechar uno. Brasil, otra vez sin norte, perdía a dos jugadores más: una amarilla por penal burdo y una roja por golpe de puño.

Así se fue el primer tiempo, con una sensación ambigua para Los Teros más allá del resultado por la lesión de Arocena y la salida de Sagario con un golpe en la cabeza.

En el segundo tiempo Uruguay siguió con el absoluto dominio territorial y siguió siendo superior en el contacto, aunque ya no con el ritmo del primer tiempo. El line siguió sin ser limpio, y algunos errores de manejo impidieron crear más juego en campo rival. De todos modos con el scrum, la presión al rival en el ruck le alcanzaba para seguir teniendo buenas pelotas de ataque y llegar a dos tries con el juego cerrado: uno de Ormaechea tras levantarse del scrum, el otro desde un maul en 5 yardas nacido de una buena presión defensiva para el 44-0.

Los cambios levantaron a Uruguay, que volvió a dominar en todos los aspectos. Brasil intentó poner el juego en campo rival, pero los backs se mostraron atentos para contragolpear y lastimar en el abierto. Faltó un poco más de justeza en los pases en el contacto para algún try más por afuera, pero la superioridad del scrum trajo el 51-0 tras levantada de Magno.

Brasil se animó por fin, y atacando por afuera quebró por primera y única vez: corrida y kick que salvó Lijstenstein , pero un knock on y pelota en el abierto terminó trayendo el único try brasileño, antes que en la última jugada, un continuado de varias fases con juego cerrado trajera el try de Ormaechea para el 57-7, final.

Sólida victoria de Uruguay, aunque con algunos puntos a corregir, sobre todo en la obtención del line y el juego de manos en el contacto pensando en Chile, que será un durísimo rival para Los Teros el sábado.


Fuente: El Observador

Populares de la sección

Comentarios