Urrutia: "Vuelvo por mi revancha"

El piloto reconoció que pasó por semanas de confusión antes de tomar la decisión

El futuro deportivo de Santiago Urrutia quedó despejado tras el anuncio oficial del equipo Belardi Auto Racing el último viernes de 2016 de sumarlo para correr esta temporada el campeonato de IndyLights. El piloto oriundo de Miguelete (Colonia) conducirá para la escuadra con base en Brownsburg, Indianápolis, con el objetivo de conquistar el campeonato.

Hoy, el camino está allanado. Pero Urrutia debió recorrer un paradero muy complejo que lo repasó con lujo de detalles.

"Estoy enfocado en mi objetivo 2017. Pero no dejo de reconocer que me duele, me cuesta asimilar lo que me pasó cada vez que la veo o me hablan de la última carrera del año en Laguna Seca", reconoce el piloto.

"Fue la primera vez que me tocó perder un campeonato y es evidente que fue una nueva experiencia dura. Desde el karting, toda vez que llegué a la definición de un campeonato, lo gané. Creo que es eso lo que más cuesta resolver, más que la situación de cómo se dio la resolución del campeonato de la IndyLights en 2016", reflexiona.

No es nuevo el hecho de que luego de la gran desazón que le generó no ganar ese campeonato, el futuro se le presentó muy complejo porque no tenía la certeza de que podría reunir un presupuesto razonable para ir en busca de la revancha.

"Fueron semanas de mucha confusión personal. Pero lo más importante era que no lograba tomar la decisión de volver a la IndyLights. Era eso lo que tenía que resolver. Fueron algunas reuniones las que de un momento a otro, me hicieron volver a tomar confianza en mí mismo, a esclarecer en mi cabeza cuál era el objetivo, qué era lo que realmente quería y tomé la decisión. Vuelvo por mi revancha a la IndyLights. Sentí que estaba capacitado para eso, que soy capaz de luchar de igual a igual con el mejor piloto que haya en pista. Pero más que nada, asimilé, entendí, que el 2016 fue una notable temporada por más que no logré ser campeón. Ese fue el click necesario para ponerme a trabajar duro en reunir el presupuesto y aprovechar esa energía positiva que me daban las personas con las que hablaba", destaca.

Un balde de agua fría

Tomada la decisión, el camino comenzó a recorrerse con buenas expectativas. Schmidt Peterson Motorsport esperaba con las puertas abiertas al uruguayo ansiosos por ir en busca de la revancha.

Sin embargo y a fines de noviembre, una noticia dejaba al piloto compatriota fuera de la IndyLights 2017. El equipo de Sam se bajaba del certamen por falta de pilotos: solo tenía confirmado a Urrutia cuando la expectativa de Schmidt era tener otros dos pilotos que contribuyeran a paliar el presupuesto general del equipo.

"Se me terminó el mundo", reconoce ahora Urrutia recordando ese difícil momento. "Se me derrumbó todo", agrega. "Pero una vez más con quienes había hablado buscando apoyo, me dieron el empujón para volver a tomar otra decisión: irme a Estados Unidos a pelear cara a cara con los equipos por un lugar en el campeonato 2017", señala.

La recorrida no empezó bien –todo lo contrario– hasta que tocó timbre en la casa de Brian Belardi. La reflexión de Urrutia refleja esa serie de reuniones que mantuvo en Estados Unidos con resultados poco alentadores: "Doy gracias a Belardi por creer en mí".

El trago amargo con Pelfrey

El primer equipo que conectó Santiago Urrutia cuando fue a Estados Unidos en busca de su futuro a comienzos de diciembre fue Pelfrey. Con ellos ganó la Pro Mazda 2015 reflotando a un equipo que estaba en las sombras. Pero cuando Urrutia fue negociar su ingreso al equipo, se llevó una fea sorpresa: Pelfrey le cerró la puerta. "Dale Pelfrey me dijo que no era lo suficiente piloto para conducir sus autos. Me dolió", explicó el uruguayo sobre el sorpresivo desenlace de la charla.

A pista a fin de mes

Belardi quiere empezar lo antes posible la preparación de la temporada de IndyLights con Urrutia. De manera que el equipo armó dos ensayos privados –Homestead y Sebring– para fines de enero antes de las pruebas oficiales (febrero).

Con Dallara nuevo

El equipo Belardi le dará a Urrutia un auto casi nuevo. La escuadra de Brownsburg se amplió con la llegada del uruguayo y pasa de dos monoplazas Dallara, a tres. Para ello, Brian Belardi cerró acuerdo con Schmidt Peterson Motorsport y le adquirió el Dallara más nuevo del equipo. Un chasis cero kilómetro que el coreano Heamin Choi utilizó en solo cuatro carreras. Además, Belardi contrató al ingeniero que trabajó con "Santi" en Schmidt. A la vista queda el equipazo que armó Belardi para ir por la obtención del título.