Urrutia cerró el 2013 con podio

El piloto coloniense culminó su primera temporada en la Fórmula 3 Open en la cuarta posición del campeonato. Se enfocará ahora en obtener el patrocinio para 2014

Con dos podios en el circuito catalán de Montmeló, el piloto coloniense Santiago Urrutia cerró su temporada debut en la Fórmula 3 Open europea.

Ayer, en la carrera que coronó a Ed Jones, Urrutia obtuvo la tercera posición, detrás del francés Alexandre Cougnaud y del tailandés Sandy Stuvik.

“Fue una carrera muy difícil”, comentó Santiago ni bien se bajó del auto. “No fue mi mejor largada y perdí tiempo cuando intenté pasar a Stuvik”, expresó Urrutia.

“El ritmo del auto era muy bueno, iba muy rápido al final de la carrera y por suerte, logré otro podio”, agregó el oriundo de Colonia Miguelete.

Cerradas las 8 fechas dobles que conformaron el campeonato 2013, Urrutia culminó, con 191 puntos, en la 4ª posición.

La gestión de las expectativas

Los tres pilotos que finalizaron delante de él en el campeonato eran los favoritos a priori para llevarse el título: Edward Jones, Sandy Stuvik y Nelson Mason.

Si bien Urrutia competía en un equipo de primer nivel, nadie esperaba que un piloto con corta experiencia sobre monoplazas lograra un campeonato internacional de Fórmula 3 en su primer intento.

La victorias obtenidas en Algarve y Silverstone fueron puntos altos, pero no el parámetro fundamental con que se debe juzgar el desempeño de Urrutia.

Los buenos resultados importan: ayudan a lograr titulares en los medios, a que el piloto logre notoriedad más allá de los aficionados al automovilismo deportivo y a mantener tranquilos a los patrocinadores, pero no lo son todo cuando de un piloto que acaba de cumplir 17 años se trata.

La valoración del proceso

Algunas variables de proceso, que a la larga determinarán resultados, pesan aún más cuando se evalúa un piloto junior como Urrutia.

La forma como encara su vida personal, su preparación física y mental, cuánto atiende los consejos de su equipo, cómo tolera las presiones de un entorno tremendamente competitivo -donde el mejor amigo es un mecánico o el ingeniero de pista, no otro piloto- pesan tanto como que tan bien pone a punto el chasis antes de cada carrera y que tan rápido se adapta a circuitos que sólo ha visto en los monitores del simulador.

Algunos instantes de pérdida de concentración en carrera, junto con las sesiones de clasificación, posiblemente sean los factores a atender por parte de Santiago en lo inmediato.

Más horas de vuelo en autos potentes le darán la posibilidad de liberar parte de su mente del manejo y gestionar también el entorno. Capacidad no le falta.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios