Una vuelta más del último gran fiestero del fútbol

Ronaldinho Gaúcho fue presentado en Gallos Blancos de Querétaro, su sorpresivo destino después de abandonar Atlético Mineiro: "Espero seguir conquistando chicas", dijo

El astro brasileño Ronaldinho Gaúcho, campeón del mundo en 2002 y mejor jugador del planeta para la FIFA en 2004 y 2005 quiere, a sus 34 años, acrecentar su leyenda, ya de por sí prolífica en títulos y espectáculo, tras cambiar el 'Galo' de Mineiro por los Gallos del Querétaro mexicano.

Inconformista, de eterna sonrisa contagiosa, el 'Gaúcho' desea continuar disfrutando con lo que mejor sabe hacer: jugar al fútbol.

Copa América-1999, Mundial-2002, Liga de Campeones en 2006, varios campeonatos nacionales... el palmarés del 'Gaúcho' es extenso pero él quiere seguir haciendo historia.

"Me falta ganar algo en México y he venido a eso", dijo Ronaldinho 'Gaúcho' en una conferencia de prensa este viernes en México en la que se puso la camiseta con el número 49 -que considera de buena suerte- de los Gallos Blancos.

"Siempre viví de la misma forma y en todos los equipos que pasé salí campeón, entonces espero continuar haciendo lo mismo aquí, viviendo de la misma forma y conquistando chicas", dijo el delantero en conferencia de prensa, según Radio Caracol.

"Vengo de un viaje, estoy llegando ahora, estoy bien físicamente; no debo jugar, pero dentro de unos días ya puedo ser parte del grupo y si el entrenador lo decide, ya podré empezar a jugar", agregó.

Al dejar el Atlético Mineiro a finales de julio pasado, al que acababa de consagrar como campeón de la Recopa Sudamericana, subrayó: "Pretendo continuar haciendo historia y es eso que voy a hacer a partir de la semana que viene".

El volante ofensivo no tiene la misma aceleración de antaño, cuando era pesadilla de los mejores defensas de Europa, pero lo compensa con su increíble visión de juego y por su categoría a la hora de dejar a sus compañeros de cara al gol con sus pases milimétricos.

Y es que, a pesar de su edad, sigue siendo un factor diferencial en el fútbol latinoamericano. No en vano, llegó al Atlético Mineiro en 2012 y, dos años después, el 'Galo' presenta en sus vitrinas una Copa Libertadores y una Recopa Sudamericana más.

Y avisa: "Juega hasta los 42 años", apuntó su hermano y agente, Roberto de Assis Moreira, citado por el sitio web Globo Esporte.

- Un palmarés repleto de títulos -
Con el Barcelona fue bicampeón español en 2005 y 2006 y conquistó la Liga de Campeones en 2006. Con la selección fue uno de los destacados del pentacampeonato Mundial en Corea-Japón-2002, la Copa América-1999 y la Copa FIFA Confederaciones en 2005.

La Libertadores, en tanto, tuvo un sabor especial: se trata de la competencia en la que Ronaldinho debutó como profesional el 4 de marzo de 1998 a los 17 años.

En esa época jugaba para el Gremio de Porto Alegre (sur) y fue en un partido ante el Vasco da Gama, que resultaría campeón.

Ese día fue triunfo del Gremio 1-0. El joven Ronaldinho, que en la época utilizaba cabello corto, tuvo una participación decisiva en el gol, con un centro perfecto a Guilherme que anotó de cabeza.

Se mantuvo en Gremio hasta 2001, conquistando solamente un campeonato estatal con el club que lo formó.

Tras una salida polémica al París Saint-Germain de Francia, cumplió con altibajos. Se llevaba mal con el entrenador Luis Fernandez, que no aprobaba su gusto por las salidas nocturnas, un problema que le ha perseguido toda su carrera.

De todas formas, tuvo grandes actuaciones en partidos clave con el PSG, principalmente en los clásicos ante el Olympique Marsella.

Sus jugadas espectaculares en Francia y su importancia en la conquista del 'Penta' en 2002 generaron su traspaso al FC Barcelona en 2003.

Allí escribió las páginas más bonitas de su historia como jugador.

- El padrino de Messi -
Fue clave en la obtención de la 'Champions' en 2006, pese a que no brilló en la final, y jugó un papel fundamental en el crecimiento de Lionel Messi, convirtiéndose en el mentor de un joven argentino imberbe que por entonces prometía.

"Fue una gran ayuda. Ronaldinho me lo hizo todo más fácil. Puedo decir que es una grandísima persona y eso es lo más importante. Aprendí mucho a su lado", dijo de él 'La Pulga' a un medio español en 2013.

Pero a partir de 2006 comenzó su declive. Tras una mala actuación en el Mundial-2006 en Alemania, donde Brasil perdió en cuartos con Francia, ya no volvió a ser el mismo.

Fue transferido al AC Milan en 2008, pero nunca colmó las expectativas.

Volvió al Flamengo en 2011, cansado del acoso de la prensa, aunque esa experiencia tampoco fue muy positiva. Brilló en algún partido aislado, pero nada más.

Con su llegada al Mineiro recuperó su sonrisa. Su alegría de jugar. Tanto mejoró que incluso fue convocado por Mano Menezes, primero, y Luiz Felipe Scolari, después, para la selección brasileña.

De todas formas quedó fuera del grupo para la Copa Confederaciones en casa y, un año más tarde, también se perdió el Mundial de su país, donde Brasil fracasó estrepitosamente.

Muchos aún se preguntan qué hubiera pasado si Ronaldinho se calzaba la verdeamerilla.


Populares de la sección

Comentarios