Una uruguaya en la crema del nado sincronizado

Florencia Rodrigo fue contratada por la Federación madrileña como entrenadora
España, una potencia mundial multideportiva, tuvo un gran crecimiento en el nado sincronizado en los últimos años. Medallistas europeas, mundiales e incluso olímpicas, lideradas por la exquisita Ona Carbonell, le dieron un gran impulso a este deporte. Y ahí, en el corazón de semejante nivel, se coló una uruguaya: Florencia Rodrigo.

"La oportunidad de venir fue una gran sorpresa", contó a Referí desde Madrid donde trabaja para la Federación de la capital española.

"Virginia Villalba, la directora técnica del centro de tecnificación de la federación del área sincronizada y entrenadora a cargo de la selección juvenil española los últimos años, nos entrenó cuando vine junto a mi compañera Sofía Orihuela y entrenadora Cecilia Montañes, a preparar los Juegos Panamericanos de Guadalajara en 2011", contó.

"Ella se encarga de las junior y como la entrenadora que trabajaba con ella y se encargaba de las juveniles por esta temporada está con la selección absoluta de España realizando la preparación física rumbo Río de Janeiro 2016, necesitaba otra entrenadora, y ahí increíblemente me lo ofreció", dijo.

La puerta que se abrió inesperadamente le mostró otro mundo en el nado sincronizado.

Otras infraestructuras: "La Federación Madrileña de Natación tiene sus propias instalaciones en el complejo M86, donde se disputó el Mundial de 1986. Cuenta con una piscina de saltos, y dos de 50 metros, una dividida en dos piletas de 25 metros, con gimnasios, comedor y el colegio de los deportistas".

Otra estructura de trabajo: "En el complejo se dictan clases de enseñanza, y la misma federación cuenta con un centro de tecnificación que cada año abre solicitudes a deportistas interesados, siendo evaluados y seleccionados los mejores. Ser seleccionado implica cambiarse de colegio ya que sí o sí tienen que mudarse acá, a vivir junto a otros deportistas, como nadadores, triatletas, saltadores, waterpolistas, gimnastas o tenistas", comentó Florencia.

Otra clase de apoyo: "Las deportistas que entran al centro, tienen una especie de beca donde se les brinda además del entrenamiento, el colegio y alimentación".

En su deporte, el nado sincronizado, la Federación cuenta con 15 chicas en el centro deportivo, siete categoría juvenil (entre 12 y 14 años) y ocho en categoría junior (de 15 a 18).

"Las chicas entrenan de las 7 de la mañana a las 10.15, ahí entran al colegio a las 10.30, de donde salen a las 16.30 y a la tarde vuelven con nosotros dos días más a la semana hasta las 19 horas. Con nosotras entrenan técnica, solo y dueto con posibilidades de ser campeonas de España; tienen libre solo una tarde en la semana. Y los sábados también entrenan por la mañana", comentó.


"Como uruguaya y sobre todo como persona apasionada por este deporte estoy cumpliendo un sueño. Esto para mí es seguir formándome en mi especialidad. Yo egresé en 2011 de la licenciatura en educación física del IUACJ, y desde 2007 me vengo formando junto a Andrés Barrios, un gran amigo y referente. Pero esto toca mi formación específica, nada menos que en uno de los mejores lugares del mundo", expresó.

Florencia ejerce su tarea en el centro de tecnificación, en la escuela de formación de la M86, y en un grupo especial de seguimiento donde se selecciona niñas infantiles de los clubes con posible proyección y dos veces a la semana las entrena en técnica. Así, una uruguaya dejará su huella en los futuros talentos de España.

Una vida dedicada al nado

"Mi vinculación con el nado sincronizado viene de años; si bien empecé de grande para lo que demanda este deporte, con 11 años, siempre supe que me encantaba, y al ir pasando los años ese gusto se fue transformando en pasión y de ahí en un estilo de vida, al punto de elegir mi profesión en base al mismo", dijo. Florencia representó a Uruguay en los Juegos Odesur de Medellín 2010, en los Panamericanos de Guadalajara 2011 y en el Sudamericano de Belén 2012.


Acerca del autor