Una tarde de sensaciones extrañas

El estreno tuvo de todo, por los errores arbitrales, porque Nacional no supo ganar a pesar de que jugó con uno más durante 19’ y por la intensidad que tuvo el juego

Fue un lujo para lo que acostumbra el arranque de una temporada. Por la intensidad, por la actitud, por los goles y porque fue un emocionante juego hasta el pitazo final, en un partido que se resolvió con un 2-2 que dejó un punto valioso para cada lado, aunque con el gusto extraño por los errores arbitrales (que perjudicaron a los dos) y la sensación de que los albos no supieron ganar a pesar de jugar durante 19 minutos con un futbolista más.
De todas formas, esto es solo el comienzo y, al final y al cabo, un empate en un partido tan especial como el duelo entre violetas y albos, potenciado por el morbo que le puso la visita del técnico Gustavo “Chavo” Díaz al Franzini, después de su polémica salida de Defensor Sporting, fue festejado por los dos equipos.

El triunfo lo tuvieron ambos. Nacional durante parte del primer tiempo porque al minuto, nada más, Luna dejó de cara al gol a Bueno, pero el golero evitó la caída.

Defensor Sporting se plantó con un 4-4-2 agresivo y con mucha presión sobre el balón, respaldado por la disciplina táctica y la actitud que reforzaron el funcionamiento de su equipo.

Fue a través de un error del zaguero Adrián Romero y del oportunismo, la velocidad y la precisión de Aníbal Hernández, la figura del partido, que Defensor Sporting encontró el camino para el gol. La presión sobre el rival, la rapidez para resolver en pocos metros y la definición desplegaron calidad pura en ese 1-0 a los 16’. Premio a la efectividad de los violetas, y castigo para los albos.

El partido se jugó siempre con la intensidad de un duelo entre violetas y albos, con pierna fuerte, que incomodó al árbitro Roberto Silvera (ver Tarde de perro), debido a que no pudo resolver con acierto incidencias que fueron determinantes.

Los errores, que estuvieron a la orden en las dos áreas, despejaron el camino para el empate de Nacional. A los 29 minutos, después de tres rebotes en el área, Scotti estableció el 1-1.

En el complemento, Defensor Sporting empezó a mostrar la calidad de su plantel para sobreponerse a las dificultades. La lesión de Arias a los 63 minutos obligó a Tabaré Silva a cambiar en pleno juego (armó la defensa con Zeballos, Risso, Herrera y Gastón Silva), y resolvió con éxito.

Chavo Díaz, insultado por los hinchas locales, mandó a los 63 minutos a Recoba a la cancha, pero un error del árbitro (que sancionó penal en una falta fuera del área) dejó a los albos en desventaja. Navarro transformó en 2-1, y su festejo le valió la segunda amarilla y la expulsión. Defensor Sporting quedó con 10, pero los albos, que se habían jugado al pie salvador del Chino, no habían corrido con la misma suerte de otras tardes porque la telaraña de la última línea violeta absorbía todo el peligro que llegaba a esa zona.

De todas formas, el técnico albo adivinó que, entre tantos pelotazos que sus jugadores mandaban al área y con un Medina que no pesaba en la medida que debía, la solución la podía aportar Taborda. Y así fue: el delantero le bajó una pelota a Bueno, que estableció el 2-2 con un golazo.

De ahí en más, Defensor Sporting se cuidó, porque no podía tomar riesgos ante la desventaja numérica, y Nacional ya no tenía argumentos para alcanzar el triunfo.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios