Una de súper héroe

La gesta de Sebastian Vettel en Abu Dabi se metió en la épica de la Fórmula 1 tras partir desde el pitlane y llegar al podio

En el mundo del deporte lo que logró el domingo Sebastian Vettel, en el Grand Prix de Abu Dabi de la Fórmula 1, tiene un solo nombre: hazaña. El alemán partió último y terminó en el podio. La remontada tuvo ribetes heroicos e históricos.

Vettel no arrancó desde el último lugar de la grilla de partida sino que lo hizo desde el pitlane, esto es el camino paralelo a la recta inicial del circuito, que comunica con boxes, y en el que se debe conducir a velocidad reducida.

Recién después de que todos partieran fue que Vettel pudo arrancar, entrar al circuito y hacer su camino en Yas Marina.

Después le tocó demostrar toda su destreza al mando de su Red Bull, el mejor coche de la F1 de las últimas temporadas.

En esas condiciones –anormales– es solo el talento lo que puede explicar cómo superó a 21 coches para finalizar la carrera en el tercer lugar. Es eso lo que sostiene y ejecuta la ventaja mecánica.

Así y todo, los medios españoles se encargaron ayer de desmerecer la capacidad de Vettel y la gloria de su gesta.

Las agencias internacionales no se encargaron de desmenuzar el carrerón del nacido en Heppenheim. Directamente lo ignoraron.

“Alonso le recorta tres puntos al líder Vettel”, tituló As.

Marca presentó una detallada nota bajo el título de “Cómo ganar 30 posiciones con dos adelantamientos”.

En la misma llega a decir: “las dificultades que siempre ha tenido Vettel en el mano a mano quedan reflejadas en las 13 vueltas en las que, con ventaja de neumáticos, no puede con Button”.

También atribuye a los cambios operados sobre el coche de Vettel el éxito alcanzado.

Claro, para los españoles, Fernando Alonso, segundo en el Mundial al mando de Ferrari, es una cuestión de estado y bandera.

Las claves

Los cambios del monoplaza son irrefutables. Tras ser sancionado en la clasificatoria del sábado por terminarla con menos de un litro de combustible, Red Bull optó por salir del pitlane.

Eso le permitió variar caja de cambios y suspensión del coche.

Después, ya en carrera, el alemán se vio beneficiado por dos accidentes y el ingreso de los coches de seguridad que le permitieron reagruparse con los más veloces, al tiempo que iba superando a los que están de relleno en la F1.

“Vettel es el piloto con más suerte del mundo, salió desde el pitlane y terminó en el podio. Lo hizo muy bien con los neumáticos duros, el coche es rápido, pero sin los dos coches de seguridad no habría llegado hasta ahí. Vettel tuvo suerte con el segundo coche de seguridad”, expresó Lewis Hamilton, quien lideraba el GP hasta que abandonó por problemas en la inyección de combustible.

Los accidentes se tradujeron en cinco abandonos, a los que se sumaron dos por problemas mecánicos.

Pero en realidad Vettel sabe cómo hacerlo. En Mónaco 2008, temporada en la que terminó octavo con Toro Rosso, arrancó 19º y terminó quinto.

En Abu Dabi, donde arriesgó su liderazgo mundial y Alonso quedó a 10 puntos, Vettel se superó ampliamente.

Entró en la historia con una remontada heroica y con adelantamientos emocionantes como los que protagonizó ante Sebastian Grosjean y Jenson Button. La máquina no es Red Bull. Es Vettel.


Populares de la sección

Comentarios