Una relación tormentosa

La transferencia de Carlos Núñez tuvo ayer una jornada increíble en la que pujaron Colón de Santa Fe y Racing, equipo que contará con el delantero; su partida reflota la chance de Michael Santos

La jornada de ayer fue realmente increíble para que se pudiera concretar la transferencia de Carlos Núñez al fútbol argentino.

Por la mañana, se cayó la posibilidad de que se hiciera el pase a Racing de Avellaneda. En tanto, al mediodía uno de los representantes del jugador, Edgar Parnás, dijo a El Observador que se concretaba la transferencia a Colón de Santa Fe por un año a préstamo. A Peñarol le quedaban US$ 250 mil y se fijó una opción de US$ 4 millones por una posible futura compra.

Pero a la hora 17 volvió a aparecer Racing con una oferta mejor. Hasta anoche, el tira y afloje entre ambos clubes se mantenía.

Hasta que Juan Pedro Damiani, quien llevó a cabo las negociaciones con Racing de forma personal, logró un negocio que en Peñarol consideran redondo.

Racing duplicó la cifra que le daba Colón de Santa Fé y el jugador viajará esta mañana rumbo a Avellaneda.

El objetivo de Peñarol era desprenderse del jugador no como un negocio ni mucho menos.
Primero, aún le está abonando US$ 1 millón a Liverpool por el 25% del pase desde febrero de 2013 cuando firmó con los aurinegros. 

Segundo, porque el futbolista no quería quedarse en el club debido a que no era tenido en cuenta y a que la hinchada desde hace tiempo lo tiene entre ceja y ceja.

El primer aviso lo recibió el 15 de noviembre pasado cuando debutó Paolo Montero como DT.
Entró los últimos 10 minutos y los silbidos cada vez que la tocaba se escuchaban desde fuera del Centenario.

Otro momento complicado se produjo en el primer entrenamiento de Pablo Bengoechea, el 5 de enero. “Autolesionate, Núñez”, le gritó un hincha pesado ni bien comenzó a trotar con el resto del grupo. Y otro lo insultó.

Estos dos años en Peñarol fueron negativos para el futbolista. Jugó un 40% de los partidos que el equipo tenía y de ellos, en la mayoría, solo una parte. Es que padeció una enormidad de lesiones, sobre todo, en los isquiotibiales.

Esas mismas lesiones lo dejaron fuera de partidos trascendentes como la definición del Uruguayo ante Defensor Sporting que ganó Peñarol y tampoco pudo viajar a la mini gira de pretemporada por Canadá –cuando debutó Jonathan Rodríguez– y Lisboa.

Esto llevó a que Edgardo Rienzi le realizara un estudio especial que determinó que tiene ese músculo más corto.

Justamente una noche en que estaba lesionado fue a tres boliches nocturnos con el Japo Rodríguez y Mauro Fernández, por lo que fue multado por el club. Entonces el presidente Juan Pedro Damiani decía: “Hay cosas que como presidente de Peñarol no puedo dejar pasar. El deportista tiene derecho a hacer su vida, pero respetando a sus compañeros y fundamentalmente a la hinchada”, dijo Damiani. Y agregó: “Cada uno tiene que saber cómo actuar. Se habla de un entrenamiento en la cancha y el otro invisible, como decían antes. Sabemos que ser futbolista de Peñarol implica tener determinado comportamiento, que se tiene que adecuar a lo que pretendemos para sacar lo mejor de cada jugador”.

En diciembre de 2013 tuvo un altercado con el gerente deportivo Carlos Sánchez, –quien más lo recomendó y lo defendió– porque le retuvo el sueldo debido a que no se había presentado a entrenar y no había ido al sicólogo del club.

“Me molestó que me retuviera el cheque y se lo dije”, indicó por entonces a Sport 890. Y agregó: “Yo les dije a los dirigentes que me arreglen las piernas, que la cabeza la tengo fenómeno”.

Veintidos días después le aplicó una plancha en un clásico a Andrés Scotti por la que se armó un gran lío entre los jugadores. Núñez terminó –junto a otros– procesado sin prisión y suspendido 60 días para jugar al fútbol.

Cuando llegó, se trató del pase más caro de la historia de Peñarol ya que por un cuarto de su ficha se está abonando US$ 1 millón.

Cuatro técnicos lo dirigieron en el club y el que más chances le dio fue Jorge Fossati.
Peñarol sabe que se termina el período de pases y, en ese contexto, pese a que Michael Santos escribió en las redes sociales que permanecerá en River Plate, los mirasoles no se dan por vencidos y continuarán las tratativas para contratarlo.


Populares de la sección

Comentarios