Una noche de duendes

Con la fantasía de Giorgian de Arrascaeta, el encanto de Gedoz y los pases mágicos de Nico Olivera, Defensor venció a Garcilaso y fue un deleite

Hay incidencias simples que pueden explicar un partido. Esta ocurrió a los 15 minutos de juego. Garcilaso apuró a la zaga violeta que la tuvo que bombear del fondo. La pelota caía de las alturas como un pájaro en picada. Entonces, apareció Giorgian De Arrascaeta y la durmió en un pie. Sin hacer ruido. El “¡oh!” del público –que sintió la caricia– es una clase de distinción que solo pueden recibir los elegidos y el 10 de Defensor Sporting lo es.

A su ritmo –de dribblings endiablados, pases profundos y movimientos elegantes–, el violeta le dio flor de paseo a Real Garcilaso anoche por la segunda fecha del Grupo 5 de la Copa Libertadores.

Fue 4-1 con una brillante exhibición de los bajitos violetas. De Giorgian a Gedoz, pasando por el fútbol ya más pausado y cerebral del Nico Olivera.

Y eso que el partido se hizo cuesta arriba. Porque a los 20’, Garcilaso pisó por primera vez el área rival y tras un rebote, Alfredo Ramúa probó de afuera y encontró una floja respuesta de Campaña para establecer el 1-0.

Increíble. Porque el violeta ya había avisado con cuatro chances claras de gol. Del minuto 3’ al 7’. Generando todo por derecha. Con la distribución rápida y precisa de Fleurquin, las subidas de Zeballos –que no siempre culminó bien las jugadas– y, por supuesto, el talento de Giorgian.

El 3-4-2-1 que paró la visita lucía muy vulnerable y el carrilero por izquierda –el internacional Edwin Retamoso– no hacía más que mirar los números en la espalda de los violetas. Por ahí se escurrían los chiquitos defensoristas, aunque por el medio fallaba la puntería en la culminación.

Defensor tuvo que recuperar la confianza tras el golpe recibido. Volver a trabajar el partido para recuperar el vértigo. Se ayudó con la pelota quieta: Gedoz puso un tiro libre espectacular, el arquero Pretel salvó apenas y el Coto Correa la empujó en el rebote.

A partir de entonces el partido fue todo del fusionado. Gedoz estrelló el palo y en el arranque del segundo tiempo definió fuerte y al primer palo para poner el 2-1 tras gran habilitación del Nico.

Garcilaso pegó toda la noche. Cometió solo dos faltas más que su rival. Pero lo hizo siempre por verse desbordado por el aplanador fútbol rival mientras que Defensor fauleó para recuperar, porque se sentía incómodo sin la pelota en su poder.

Expuesto y ya con un hombre menos, Garcilaso se fue arriba en una pelota quieta y quedó tres contra uno en una contra que Olivera concluyó tras pase de Cardacio, otro que jugó a gran nivel.

El Nico cerró el baile –reggae, por supuesto– al pescar un rebote tras invasión de Luna, otro que por fisonomía no se quiso perder la noche soñada de los duendes. l


Fuente: Pablo Benítez - twitter.com/pebeca11

Populares de la sección

Comentarios