Una final anticipada

Tanto Defensor Sporting como Peñarol necesitan imperiosamente los tres puntos

Es tanta la paridad que hay entre Defensor Sporting y Peñarol, tanta la historia de las últimas décadas entre ambos, que el partido del domingo en el Franzini tiene un sabor diferente.

Por si faltara algo, se enfrentan el campeón uruguayo y el subcampeón. Dos rivales de esos que juegan estos partidos con dientes apretados y que, para sumarle un poco más de expectativa a esta verdadera final que ya se disputa en la segunda fecha del Torneo Apertura, los tiene a ambos con la necesidad imperiosa de sumar, ya que vienen de perder en su debut y Nacional el sábado ganó in extremis, por lo que ya tiene seis puntos en seis jugados.

Si se toman en cuenta los últimos 20 enfrentamientos entre ambos conjuntos, Defensor Sporting muestra una supremacía importante sobre su rival. De ellos, ganó ocho y perdió solo cinco, por lo que para Peñarol siempre estos compromisos tienen un aditamento especial.

Los violetas, quienes jugarán en su cancha, tienen dos bajas importantes en defensa: no estarán Matías Malvino ni Mario Risso, en tanto que el sábado, en el último táctico, Tabaré Silva se la jugó por el brasileño Felipe Gedoz en lugar de Aníbal Hernández.

En Peñarol, las cosas están complicadas, ya que el entrenador Diego Alonso aún no ha podido ganar y el domingo no puede dejar pasar otro encuentro. Debido a eso es que trabajó a destajo en la semana metiendo bisturí a fondo y varios cambios. No estará Píriz suspendido y en el medio ingresan Amado, Aguiar y Albín –este en lugar de Estoyanoff–, en tanto que arriba lo hará Núñez por el Japo Rodríguez. Defensor y Peñarol se la juegan toda y no pueden dejar pasar más oportunidades. La tabla los obliga.


Populares de la sección

Comentarios