Una espina celeste

En once torneos, Uruguay pasó nueve veces a segunda ronda pero nunca fue campeón

La selección sub 20 de Uruguay ya está metida en mente y alma en el Mundial de la categoría. El equipo empezó con los microciclos de trabajo y el lunes se conocieron los rivales de la primera  ronda. El máximo evento juvenil es una espina en la historia celeste. Jamás lo pudo ganar.

El primer mundial de la categoría fue en Túnez. Los celestes participaron en ese histórico torneo y les fue bien en la mayoría de los partidos: ganaron los tres primeros del grupo: a Honduras, Marruecos y Hungría. Pero en semifinales se cayó por penales con Unión Soviética tras empatar 0 a 0. Terminó cuarto porque Brasil le ganó por el tercer puesto 4 a 0.

En el mundial de 1979, en Japón, los celestes volvieron a clasificar a semifinales. Pero la selección argentina donde jugaba  Diego Maradona, que debutaba en un mundial juvenil, pudo más: le ganó 2 a 0 cuando luchaban por un lugar en la final.

Por el tercer  puesto, los celestes tuvieron revancha ante los soviéticos y ganaron por penales 5 a 3. Fue la segunda mejor participación, después de Malasia 1997.

En Australia 1981, los uruguayos volvieron a repetir su destacada participación en la fase de grupos. Pero en cuartos, Rumania le ganó 2 a 1 y los dejó afuera.

En el mundial de México de 1983, la celeste logró pasar de nuevo de grupo y en cuartos de final se cruzó Corea del Sur que, en alargue, le ganó 2 a 1.

Pasar la serie parecía algo mecanizado en los botijas celestes.

Sin embargo, por primera vez desde que clasificó a un mundial sub 20, Uruguay quedó afuera de la fase de grupos. Ocurrió en el torneo de Portugal 1991, campeonato al que había retornado luego de tres ausencias.

Compartió el grupo con Siria, España e Inglaterra, y con el único que pudo sacar algo fue con los británicos: empate sin goles.

En la Copa del Mundo de 1993, que por segunda vez se desarrolló en Australia, los celestes terminaron primeros en un grupo que compartieron con Ghana, Alemania y Portugal. Otra vez, en cuartos de final, los anfitriones del certamen ganaron 2 a 1 y  obligaron al conjunto charrúa a irse con las manos vacías.

El final de ese encuentro, con incidentes y destrozos del plantel celeste en el vestuario, provocaron la suspensión del torneo de 1995, lo que imposibilitó a una excelente generación de jugadores –entre las que se encontraba el Chino Recoba y Antonio Pacheco- tuviera su chance mundialista.

La de 1997, en Malasia, fue la Copa del Mundo con la participación más destacada.

De la mano de Víctor Púa, y las descollantes participaciones de Marcelo Zalayeta y Nicolás Olivera, el equipo celeste clasificó a la final dejando afuera a Marruecos, Bélgica y Malasia en fase de grupos. A Estados Unidos, Francia y Ghana en las sucesivas etapas de octavos, cuartos y semifinales de la segunda ronda. En la final, si bien había empezado ganando con gol de Pablo García, Argentina supo darlo vuelta y se llevó la corona.

Los celestes tuvieron el premio consuelo de que Olivera y Zalayeta fueron premiados como los mejores jugadores del campeonato.

Dos años más tarde, Uruguay pudo llegar nuevamente a las instancias finales. Dejó afuera a Paraguay y Brasil en octavos y cuartos, pero no pudo con Japón en semifinales. Por el tercer puesto, cayó ante Malí 1 a 0. Otra vez cerca.

En 2007, después de tres Copas del Mundo Sub 20 sin poder clasificar y en un resurgimiento internacional gracias al proceso encabezado por Óscar Tabárez, Uruguay iba con Luis Suárez y Edinson Cavani en la delantera y mucho potencial para llegar lejos. Apenas pudo pasar de ronda, como uno de los mejores terceros, y en octavos de final Estados Unidos lo dejó afuera con un 2 a 1 en tiempo extra.

Muchos recuerdan que la generación de 2009, con Sebastián Coates, Nicolás Lodeiro, Gastón Ramírez, Abel Hernández, Tabaré Viudez, entre otros, era una de las mejores que había sacado Uruguay en los últimos tiempos.

En Egipto, clasificó a segunda ronda ganándole a Inglaterra (1-0), Uzbekistán (3-0) –futuro rival en el próximo mundial– y empatando con Ghana (2-2), equipo que finalmente sería el campeón.

Pero la ilusión de ganar algo a nivel juvenil volvió a hacerse esquiva: Brasil dejó afuera al conjunto de Diego Aguirre, tras ganarle 3 a 1 en octavos de final.
En 2011, en Colombia, Uruguay volvió a decepcionar. Volvió a quedar afuera en la fase de grupos. El equipo dirigido por Juan Verzeri empató con Portugal y Nueva Zelanda y perdió con Camerún. En pocos meses, en Turquía, se renueva la ilusión.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios