Una derrota que dejó muchas dudas

Línea por línea, la imagen que mostró el tricolor ante la IASA dejó muchas incógnitas

La caída de Nacional ante Sud América el pasado sábado en el Parque Central dejó un manto de incertidumbre de cara a la definición del Torneo Apertura, al que le quedan cinco fechas, con el clásico ante Peñarol –que con su victoria de ayer igualó a los albos en la punta de la tabla- dentro de dos etapas.

Línea por línea, la actuación de los tricolores ante la IASA estuvo muy lejos de lo que había mostrado en anteriores partidos, como la goleada que le propinó a Defensor Sporting, con un gran despliegue, o el trabajado triunfo ante Fénix de la pasada jornada.

En el arco, Esteban Conde no mostró la seguridad de otros partidos y en el segundo gol de "los buzones" quedó mal parado y sin reacción.

La actuación del arquero tricolor estuvo en sintonía con lo que fue la línea de zagueros que colocó el entrenador Gustavo Munúa, la que estuvo bajo el tormento del delantero Fernando Arismendi durante todo el primer tiempo.

El DT no podía contar con el lesionado lateral Jorge Fucile ni con el sancionado Santiago "Colo" Romero, quien suele cubrir la banda derecha cuando no está el jugador de la selección uruguaya.

Ante esa situación, Munúa se la jugó por pasar a Sebastián Gorga al lateral y meter a José Aja de zaguero junto a Diego Polenta. Y no le salió bien. Los tres jugadores fueron superados por los rápidos atacantes de la IASA, con Arismendi como el más incisivo, llegando con peligro siempre por ese sector.

En el medio, la apuesta del técnico tricolor fue colocar a Gonzalo Porras como 5, con Mathías Abero e Ignacio González como sus laderos. Y el nivel de esa zona también fue bajo.

Nacional Sudamérica

Porras tuvo que hacerse cargo de la marca y perdió claridad con la administración de la pelota, su fuerte, con lo que, cuando está bien, hace fluir el juego tricolor. En tanto, Abero no estuvo claro y no ha logrado formar una sociedad con Alfonso Espino. Nacho, por su parte, fue el que más quiso y el que estuvo más preciso, pero no pudo crear situaciones de peligro para los delanteros.

En el ataque, los tricolores dependen mucho de Iván Alonso, el goleador y capitán del equipo, quien ante la IASA anotó un gol de penal y falló otra pena máxima en el final del partido, se lo atajó Javier Irazún, que de anotarlo habría significado el empate.

Rodrigo Amaral estuvo muy impreciso. El juvenil ha tenido grandes actuaciones, pero aún no logra regularidad partido a partido. Leandro Barcia recuperó la titularidad debido a que Sebastián Fernández estaba lesionado y tampoco la aprovechó. En este Apertura no tiene la confianza del pasado campeonato.

Nacional Sudamérica

Munúa metió mano al banco y puso a "Papelito" Fernández, Alejandro Bárbaro y Sebastián Abreu. El primero entró bien, pero no pudo marcar. En tanto, el argentino estuvo muy bajo y "el Loco" tuvo incidencia al bajar una pelota y estar en la jugada del segundo penal, pero no tuvo situaciones de gol.

De cara a la definición, el técnico tricolor manifestó que confía en sus jugadores. El encuentro del próximo domingo ante Racing en el Centenario será el test para el clásico de la siguiente fecha, encuentro que desde ayer comenzó a tener olor a final, si bien van a quedar tres fechas más después de ese encuentro.

"Tengo una gran confianza en el plantel que tiene Nacional para tratar de ganar el partido el sábado que viene", dijo el DT. "Estamos primeros y estamos dependiendo de nosotros mismos" .

Populares de la sección

Acerca del autor