Una buena: reapareció Romero

El Colo, que se perdió dos partidos, entrenó el lunes en Los Céspedes de cara al clásico
"Lo vi muy bien. Si el partido hubiera sido dos días después, creo que estaba para jugar". Así habló el pasado sábado Martín Lasarte sobre Santiago Romero, el volante que aparece como la duda en Nacional, pero que, según las palabras del entrenador, estaría a la orden en el clásico de este miércoles.

El Colo, valorado por los hinchas por sus golazos ante el tradicional rival, sufrió una fractura del tabique nasal en el festejo de uno de los goles ante Liverpool, cuando recibió un tacazo involuntario de Diego Polenta.

Por eso, se perdió los dos últimos partidos de los albos ante River Plate y frente a Boston River.

Ahora, el volante, que por su personalidad no se perdería el partido de ninguna forma y que ayer se movió a la par de sus compañeros, reaparecerá el miércoles en el Centenario con una máscara protectora para su nariz.

El medio

Nacional comenzó este lunes a trabajar con la mente puesta en el clásico, luego del traspié ante Boston River. Los jugadores que hablaron este lunes por la mañana en conferencia de prensa, Diego Polenta y Martín Ligüera, indicaron que hasta ese momento no sabían nada de cuál iba a ser el plan de Lasarte para el partido ante Peñarol.

La principal duda táctica en el planteo tricolor es si el entrenador mantendrá el actual esquema 4-2-3-1, sistema madre de los albos, o si reforzará el medio campo con el ingreso de otro volante de marca, lo que haría cambiar el esquema.

Esa variante, por ejemplo, la utilizó ante Lanús en el partido por Copa Libertadores jugado en Buenos Aires y en el que ganaron por 1-0.

El puesto, en caso de sumar un volante, sería para Tata González, quien terminó cansado ante Boston River tras la seguidilla de partidos por y viajes y juegos con la selección.

Otra opción, para el mediocampo es la de Seba Rodríguez, quien ha sido de los más claros en los últimos encuentros, y también podría colocar a Viudez, aunque tiene menos marca.

Luego el equipo no tendría más dudas y mantendría su base: Esteban Conde iría al arco, en la zaga jugarían Jorge Fucile, Rafael García, Diego Polenta y Alfonso Espino; Romero y Diego Arismendi en el medio con la duda entre González o Rodríguez por derecha, Kevín Ramírez por izquierda, y arriba Sebastián Fernández y Hugo Silveira.








Populares de la sección