Un uruguayo de chapa mundial

Marcelo Chirico se clasificó a la Copa del Mundo de saltos ecuestres de Las Vegas y será el primer jinete nacional en competir a semejante nivel; el riverense repasó los logros de su gran 2014 y proyecta lo que se viene

Marcelo Chirico asombró al mundo cuando en la primera edición de los Juegos Olímpicos de la Juventud, Singapur 2010, se colgó la medalla de oro en la prueba individual de saltos ecuestres. Hoy, a los 22 años, el jinete riverense sigue haciendo historia en un deporte donde se debe medir ante competidores millonarios afrontando costos exorbitantes para poder participar.

En abril de este año, Chirico llevará el nombre de Uruguay a un lugar donde nunca estuvo: la Copa del Mundo.

¿Qué es este evento? Es un torneo anual disputado desde 1979 para el cual hay 20 cupos reservados para jinetes europeos, 15 para estadounidenses, cinco para canadienses y solo cinco para los del resto del mundo.

Para clasificarse, Chirico disputó seis concursos, dos en Argentina y cuatro en Brasil. “Fueron muy exigentes ya que compitieron los mejores jinetes de América del Sur. Esos seis concursos forman parte de la Liga Sudamericana donde los dos mejores van a la Copa del Mundo. Yo terminé tercero, pero al no ir uno de los dos primeros, su cupo quedó para mí”, explicó a El Observador desde Brasil donde reside.

El retorno a Sudamérica
Chirico se mudó en 2012 a Bélgica, pero a fines de 2013 volvió a Brasil. ¿Las razones? Económicas.

“Tuve la oportunidad de competir en varios países de Europa con los mejores jinetes del mundo y con buenos resultados. Volví ya que era prácticamente imposible competir en los mejores concursos del mundo, donde el costo para inscribirse es muy elevado para alguien que estaba haciendo todo gracias al gran esfuerzo de mi familia. Al no contar con esponsor para poder financiarme los costos y no tener un equipo que me permitiera trabajar tranquilo para poder enfocarse solo en competir, decidí volver”, dijo.

“En Brasil el deporte también es muy costoso, pero los concursos más importantes son muchísimo más accesibles que los mejores concursos de Europa”, explicó.

Chirico es el deportista que percibe la mayor beca del Comité Olímpico Uruguayo. “Lógicamente ayuda, pero solo permite bancar una pequeña parte de los costos. La equitación es muy cara, sobre todo al más alto nivel. Nos falta difusión para que surjan empresas o marcas que quieran apoyar a los jinetes como en Brasil donde todos los concursos importantes son transmitidos por televisión y el gobierno apoya a sus jinetes para que puedan conseguir buenos caballos para los Juegos Olimpicos”, expresó.

Un sueño hecho realidad
“Es un orgullo ser el primer uruguayo en clasificar a la Copa del Mundo. Es algo que siempre soñé y que me parecía tan lejano, siendo del interior de Uruguay, un país donde el deporte es muy amateur y donde se hace muy difícil crecer”, contó.

“Es una oportunidad única poder competir contra los mejores del mundo y voy a aprovecharla al máximo”, afirmó.

Toronto 2015 y, ojalá, Río 2016
Chirico afirma que su 2014 fue “un gran año”. En los Juegos Odesur de Santiago fue octavo y se clasificó a los Juegos Panamericanos de Toronto (julio de este año). “También gané dos Grandes Premios en San Pablo, clasifiqué a la Copa del Mundo y también a los Juegos Ecuestres Mundiales (que se disputan cada cuatro años) aunque no pude ir por temas administrativos de Brasil”, dijo.

“Mi objetivo principal en Toronto es clasificar a los Juegos Olímpicos de Río. Es muy difícil ya que los Panamericanos van a ser más exigentes de lo que fueron hasta ahora, y van a haber excampeones olímpicos y mundiales”, anticipó. Por eso Las Vegas será un importante salto para crecer.

 


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios