Un uruguayo entre castillos: Berchesi se hace un nombre en el rugby francés

A Felipe Berchesi le costó aprender el francés pero hoy es líder rugbístico en Carcassone
Felipe Berchesi se fue hace ya cuatro años a Europa. ¿El objetivo? Lograr ser profesional del rugby. Para eso lo ayudaba su talento innato, una de las mejores apariciones del rugby uruguayo en muchos años. En contra, al menos en parte, le jugaba la nacionalidad. Es que en Europa, Uruguay es sinónimo de futbolistas, y un rugbista uruguayo tiene que hacer mucho más esfuerzo que los cientos de sudafricanos, samoanos o fiyianos que inundan el contienente con un talento muchas veces inferior.

Pero Berchesi fue. Primero fue Italia, en Badía, en la segunda división, y de ahí a Francia, a jugar en Tercera División por el Chambery. Y desde el año pasado en Carcassone, un equipo del Prod2 –Segunda División–, una categoría que creció paralelamente al Top 14, al punto que, según muchos, hoy tiene el nivel del que gozaba la Primera División hace pocos años.

"Acá la gente conoce mucho, los fanáticos leen todo el tiempo el Midi Olimpique, están al tanto de todo. Hablás y conocen al Colo (Ormaechea), a Rodrigo (Capó); están mas familiarizados por el hecho de ser uruguayo. La gente no relaciona Uruguay con el rugby, es de las cosas más difíciles de ser uruguayo; no tenemos la reputación de Argentina, que ya solo con jugar en Pumitas te suma en el currículum. Si ven uno de Sudáfrica y uno de Uruguay van a tirar más por el sudafricano. Lo que queda es hacerte a base de reputación", cuenta Berchesi.

Precisamente, el ex jugador de Carrasco Polo se ganó su lugar a fuerza de talento, y hoy está en un equipo tradicional del rugby francés, y en una ciudad que respira rugby mucho más que otros deportes.

"Lo que está bueno es que todo el mundo tiene cultura de rugby, viene de generaciones. Incluso en los medios también, se mueve bastante en la radio local, los diarios de la región le dan cobertura, y también mucho la cartelería en la ciudad. Acá los equipos funcionan mucho con ayuda de la municipalidad, que son los principales sponsors; entonces aparecen mucho en la cartelería pública", cuenta Berchesi, que vivió uno de los momentos más curiosos a fin de temporada: Carcassone enfrentaba a Mont de Marsan, donde juega Agustín Ormaechea, uruguayo, medioscrum del equipo rival, pero además su amigo y compañero de colegio y club desde los cinco años. "Me pusieron a mí y a él en el último partido del año; nos sácabamos fotos" con el cartel, comentó.

El fútbol ni pica en Carcassone. "El deporte principal es el rugby pero también hay rugby league (la otra vertiente del deporte, en modalidad 13), que compite en Primera. De todos modos, la única ciudad que tiene buen equipo es Perpignan, los Dragones catalanes, que juegan inglesa", asegura Berchesi, y volviendo al rugby union: "El equipo tiene rivales clásicos y "derbies" contra Narbonne, Beziers, Perpignan que bajó a Segunda, todos quedan en la zona. "Una de las críticas del cambio del campeonato, que ahora se juega los viernes de noche, es que no les da el tiempo a los hinchas visitantes para salir del laburo y llegar".

Fuera del rugby, es una ciudad muy tranquila para vivir. "Tiene 60 mil habitantes, y al no tener universidad, la mayoría de los jóvenes se van a Narbonne, Montpellier o Toulouse".

Carcassone es una ciudad histórica, parte de un cinturón de castillos medievales que ocuparon un rol estratégico en la ruta entre el mar Mediterráneo y el Océano Atlántico. Por eso, recibe turismo todo el año. "El atractivo principal es la ciudad amurallada 3 millones de turistas", cuenta Berchesi, que de todos modos prefiere tomar el auto cada vez que tiene un rato libre para conocer la región. l

aprender el francés
"Generalizando un poco el francés es mas distante que el italiano, que son más latinos, más divertidos, de juntarse para ir a comer. Pero cuando los conocés son como todo el mundo. Cuando llegué los dos primeros meses no hablaba nada; después el club me puso un profesor de francés y me ayudó mucho. Me focalicé más en el lenguaje rugbístico, llegaba a la clase del partido y el profe me preguntaba sobre el partido, que es importante. Traté de meterle bastante, si jugás de wing tenés que aprender un par de jugadas nomás, pero yo necesitaba comunicar mi visión del juego".

El idioma
"En el equipo tratan de hacer hincapié que en Francia hay que hablar todo en francés. De todos modos, cuando ven que un jugador clave no entiende le explican su parte en ingles", cuenta Berchesi, que pone como ejemplo a los isleños (samoanos y fiyianos). "Tienen bastantes problemas para aprender el idioma; depende del caso del jugador, pero se manejan con el inglés y se refugian entre ellos: son graciosos, gestuales. Son los mas buenos del mundo, a menos que te los cruces en la cancha", se sincera el uruguayo.

La temporada
"Fue complicada. Cuando llegué después del Mundial el equipo ya estaba complicado. Fue tensionado hasta el final, pero el equipo respondió bien cuando tenia que hacerlo".

La selección
"Se me complicó ir a la Américas y a la Nations, pero tengo muchas ganas de estar en los amistosos de noviembre"

Acerca del autor