Un triunfo con suspenso innecesario

Nacional pudo liquidar el partido en los dos primeros ataques, pero falló Bueno; Liverpool se adelantó 1-0, los tricolores tuvieron que remar de atrás y aseguraron la victoria en los descuentos

Después de las dos primeras corridas de Gonzalo Bueno, en las que dejó como poste a Rodales, nadie se hubiera sorprendido si Nacional se ponía 2-0 en 9 minutos. Sin embargo, los goles errados por el juvenil y el cabezazo que Rodrigo Aguirre mandó a la red a los 11 minutos obligaron a Nacional a pelear el partido en desventaja y a redoblar el esfuerzo para buscar un triunfo que mereció mucho antes, pero que no supo cerrar hasta que Cristian Núñez estableció el 3-1 definitivo en los descuentos del segundo tiempo.

La victoria de Nacional confirmó el momento futbolístico de los tricolores, que aseguraron el quinto triunfo en siete partidos y quedaron primeros en la tabla de posiciones del Torneo Apertura.

Otra vez el que se llevó todos los aplausos fue Álvaro Recoba, quien, como si se tratara de un unipersonal y no de un juego colectivo, se vistió nuevamente de héroe para llevar a Nacional a tomar el camino de los éxitos, con sus pases profundos y milimétricos, y otro gol de córners, el segundo en la temporada.

El partido se abrió con las dos acciones señaladas, que protagonizó Bueno y que no resolvió como goleador. La segunda, a los 9 minutos, cuando solo frente al arco su disparo se estrelló en el horizontal.

Liverpool, que le ganó toda la tarde en el juego aéreo a Nacional, encontró la apertura a través de Aguirre, y multiplicó las emociones de un partido que avanzó al ritmo que marcó el tricolor en los primeros minutos.
Recoba igualó casi enseguida con un gol olímpico, y el partido se hizo de ida y vuelta.

Los problemas defensivos de Nacional ya no solo quedaron reducidos al juego aéreo, también cada vez que los negriazules ponían la pelota entre los volantes y los zaguero. Por esa razón Bava se fue transformando en figura desviando los remates desde afuera del área que llevaban destino de gol: uno de Aguirre y dos de Silvera.

De todas formas, Nacional tenía de su lado al mejor del campeonato, y con pases mágicos ponía en funcionamiento el fútbol. Por eso se lo perdió Bueno por tercera vez, ahora a los 36 minutos, y Alexander Medina estableció el 2-1 a los 44 minutos, en una jugada que tuvo lo más explosivo del fútbol de Nacional: la precisión de Recoba y la velocidad Bueno, que concibieron la jugada que terminó en la red.

En el complemento el técnico de Liverpool mandó a Núñez y Figueroa para pelear el triunfo y le planteó serios problemas a un equipo que, cuando perdió a Recoba, le costó encontrar el equilibrio futbolístico. Además, en el mismo momento el técnico albo dispuso cambios a los que le costó adaptarse al equipo. Además del obligado de Cabrera por Recoba, realizó el de Juan Manuel Díaz por Pablo Álvarez. Entonces Nacional se plantó en la cancha con un 4-1-3-2 (Núñez, Lembo, Romero, Díaz; Píriz; Cabrera, Álvarez, Calzada; Medina, Bueno).

Álvarez necesitó más de 10  minutos para encontrar el ritmo, y ese tiempo fue suficiente para que Liverpool dispusiera en los pies de Rauhofer y Carlos Núñez de ocasiones que abortó Bava.

La salida de Recoba por una sobrecarga muscular en el segundo tiempo, con todo lo que implica para el fútbol de los albos la ausencia del Chino, y la intención de Liverpool de ir a buscar el triunfo, le pusieron un manto de incertidumbre a la definición del partido y un suspenso innecesario para la propuesta de los albos. No obstante, ganaron y siguen mandando en el Apertura.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios