Un triunfo para encuadrar

Nacional tuvo el jueves en el Estadio ante Toluca la noche perfecta: goles, triunfo, clasificación a tercera ronda de la Copa y el estreno de la bandera gigante

El hincha de Nacional quería que la noche del jueves no terminara nunca más. Por todo. Por la inteligencia en el planteamiento que realizó el entrenador, la actitud con la que respondieron los futbolistas, la concentración con la que saltaron a la cancha, la solidaridad del equipo para transformarse en una estructura sólida, casi uniforme, sin fallas y con movimientos tácticos perfectos. Porque la suerte esta vez estuvo de su lado. Por los goles, el triunfo, la clasificación a la tercera ronda de la Copa Bridgestone Libertadores, que aseguró cuando todavía queda un partido para definir si avanza primero o segundo. Por la despedida de Juan Carlos Blanco y Gustavo Bueno en un interinato que tuvo más puntos altos que bajos. Por el estreno de la bandera gigante... la fiesta fue completa para los hinchas de Nacional, que nunca imaginaron que el 4 de abril de 2013 iba a quedar en la historia ya no solo porque presentar un trapo histórico de 30.000 metros cuadrados, sino por la forma en la que los jugadores respondieron en la cancha.

Con la victoria que Nacional logró frente a Toluca 4-0 en la quinta presentación del grupo 1 de la Copa, aseguró que estará entre los 16 mejores del torneo continental. Ahora deberá decidir en la última fecha ante Barcelona en Guayaquil si mantiene el primer lugar que ocupa actualmente.

Inteligente y efectivo

Nacional realizó frente a Toluca un planteamiento inteligentísimo, y ahí estuvo la primera razón del éxito. En el acierto del entrenador en la estrategia y en la aplicación de los jugadores. Si alguna de las dos partes fallaba, nada hubiera resultado como sucedió.

Los tricolores salieron a cubrir cada metro de la cancha, a cortar los circuitos de fútbol de los mexicanos, que muy bien saben mover el balón, y a presionar en la salida. Así de simple, aunque muchas veces difícil de aplicar, Nacional encontró el camino para llegar al triunfo. Porque la presión en la salida del rival, brindó la primera alegría a los hinchas cuando Bueno apuró la salida mexicana, Dueñas entregó increíblemente mal un balón al golero, el delantero tricolor lo interceptó y estableció el 1-0 cuando transcurrían 10 minutos.

Sin apartarse un ápice de la propuesta original, a pesar de la ventaja en el tanteador, Toluca tuvo la pelota, pero solo pudo hacerla correr en su cancha y muy lejos del arco de Jorge Bava, porque los delanteros y volantes realizaron un preciso trabajo defensivo.

La segunda opción de gol que generó Nacional, también jugando al error del rival, surgió en una pelota que los tricolores fueron a buscar en la última línea de los mexicanos. Otro increíble error, esta vez del golero que concedió una falta técnica dentro del área, y el 2-0 que concretó Israel Damonte.

Mucha marca, mucha presión, dos jugadas de gol, dos goles y la ventaja que le permitió a Nacional disfrutar de un primer tiempo perfecto. Porque cada uno de los jugadores hizo lo que debía. No falló ningún relevo.

Más goles

Ante la necesidad de salir a buscar el triunfo, la única opción que tenía para seguir peleando por la clasificación, para el segundo tiempo, Meza reforzó el ataque. Mandó a la cancha a Flavio Santos y a Edgar Benítez.

Nacional ya no desarrolló la producción perfecta y sin fallas del primer tiempo. Era muy difícil sostenerlo. De todas formas, mantuvo la estructura que le daba solidez a los defensas.

Cuando Toluca buscaba el gol para descontar, a los 64’ minutos, tras un pase de Damonte, Dorrego se lo perdió apenas. Como estaba planteado el partido, se imponía el ingreso de Álvaro Recoba, pero el técnico prefirió lo seguro antes que aprovechar las ventajas que daba el rival.

Era una noche de suerte, también. A los 71 minutos, una corrida de Bueno terminó en penal sancionado por el árbitro, aunque la infracción fue fuera del área. Alonso transformó el 3-0.

Blanco mandó a la cancha a Recoba, y el espectáculo fue completo. Porque el partido estaba planteado para que el Chino hiciera lo que mejor sabe: aprovechar los espacios. Y lo hizo. A los 87’, Bueno estableció el 4-0 definitivo. Y así se cerró una velada para encuadrar. l


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios