Un triunfo con armas ajenas

River Plate se encontró con un rival como Miramar Misiones que le cerró los caminos y lo que no pudo conquistar jugando lo logró apelando a un centro y un sufrido gol en la hora

El fútbol de River inspira respeto. Desde hace un tiempo los equipos que van a su cancha no pecan de pararse de igual a igual. Saben que la pueden terminar pasando mal. Su juego de propuesta obliga a los rivales a tomar determinadas precauciones. Y cada maestro va a jugar aplicando su librito.

El paso del tiempo permitió a los rivales de River tener cabal conocimiento de su propuesta. Entonces se inicia la batalla táctica por anularla.

Miramar Misiones fue al Saroldi con las cosas claras. Las cuentas no le daban por ningún lado. En puntos, en calidad de jugadores, en plantel, los monos tenían todas las de perder. Es más, la apuesta era cuanto duraría la resistencia de Miramar.

Pero la sorpresa fue grande cuando el primer tiempo se fue con el 0-0 en el marcador. Consecuencia directa de lo que planteó el elenco cebrita. Dos líneas de cuatro delante de Berbia, un media punta y un hombre arriba.

Así las cosas el partido quedó planteado de entrada. River con la iniciativa y Miramar jugado a un milagro. El hecho es que la propuesta cebrita empezó a incomodar al local. Con espacios cerrados el fútbol del darsenero no luce.

El local contó con un par de chances clara, la más clara a los 18 cuando Janderson puso a Leandro Rodríguez de cara al gol pero definió apenas afuera.

En el complemento River volvió a ser dueño de la pelota, arrinconó a su rival, pero chocó una y otra vez contra el muro defensivo y con la inoperancia de un Casas que no le embocó al arco.

Con el paso de los minutos la presión darsenera fue más evidente. A un minuto del final se produjo un tiro de esquina para River. Kily González la bajó de cabeza y Montelongo de media vuelta terminó con la resistencia cebrita. Un triunfo conquistado con armas ajenas, no con las de River. Pero claro, hay un momento en la vida deportiva de los equipos donde este tipo de victorias son necesarias.

Cuando se pelea un campeonato también hay que saber ganar con un centro y sufriendo. l


Fuente: Jorge Señorans - pampajs@hotmail.com

Populares de la sección

Comentarios