Un trámite rápido: Nacional 3-River Plate 1

Hugo Silveira sirvió tres asistencias y el tricolor le ganó cómodamente al darsenero para seguir en la punta

Once minutos. Tan solo eso le bastó a Nacional para encaminar un nuevo triunfo, esta vez por 3-1 ante River Plate, que le permite seguir en la punta de la tabla del Uruguayo Especial junto a Danubio, en lo que tras la fecha que se cerró ayer en el Parque Central parece ser un mano a mano entre albos y franjeados.

Los tricolores llegaban con la obligación de ganar luego de la victoria de los de Maroñas ante Boston River y de entrada nomás encontraron la calma.

A los 8' minutos comenzó a torcerse el partido para los dirigidos por Martín Lasarte a raíz de una dura patada a destiempo de Fernando Gorriarán a Tabaré Viudez, lo que le costó la roja al capitán de los darseneros, que dejó con 10 a su equipo.

No le dio el tiempo ni para acomodarse a River Plate porque tres minutos después, en una de las cargas de Nacional por la izquierda, Kevin Ramírez conectó con Hugo Silveira, el centrodelantero se la devolvió de taco, y el puntero tricolor definió con un gran remate cruzado para poner el 1-0, en la primera llegada clara al arco de Nicola Pérez.

River no supo cómo acomodarse. Álvaro Pintos pasó del 4-4-2 al 4-3-2, pero el mediocampo le quedó grande a los volantes, lo que le permitió lucirse a Gonzalo Porras, quien volvió a la titularidad, y Santiago Romero, quienes le ganaron la batalla a Federico Pintos, que tuvo que luchar en solitario en el círculo central.

Y Nacional siguió al ataque con jugadores en gran nivel. Silveira, cada vez con más confianza personal y de sus compañeros, quienes lo buscan constantemente, fue incontrolable para los zagueros darseneros.

Además, Viudez tuvo mucha posesión de pelota y fue un peligro constante por la zona derecha. Pese a que fue muy fauleado y en la patada de Gorriarán quedó con un gran corte, el punta derecho fue clave para meter centros a sus compañeros de área.

Y por el otro sector, Ramírez estuvo también en una gran noche, con llegadas a velocidad y el arco entre ceja y ceja.

Desde esa zona, a los 23', llegó el 2-0, con un pase profundo para Ramírez, quien aguantó en el área y habilitó a Sebastián Fernández para que definiera solo. Segundo gol de los tricolores y segunda asistencia del Hugo, lo que hizo que los hinchas se pusieran de pie para aplaudir al nuevo niño mimado del Parque Central.

Había pronóstico de goleada en el estadio tricolor. Nacional dominaba el juego, crecía, y River no oponía resistencia, solo atinaba a buscar a Mathías Saavedra con pases largos. En una de ellas, a los 39', el atacante darsenero logró ganarle a Diego Polenta y mando un centró que Alexander Rosso no logró definir bien.

Fue un impulso del equipo albirrojo que enseguida tuvo otra situación para descontar pero Esteban Conde, en la atajada del partido, se lo tapó a Matías Jones. La salvada del arquero se festejó como un gol. El pirmer tiempo se fue con la imagen de una tibia reacción de la visita.

Pero para el segundo tiempo, todo volvió a la normalidad. Nacional volvió a hacerse de la posesión y River no tuvo respuesta.

A los albos le costó demasiado conectar en ataque para dar el último golpe y cerrar el partido.

Lasarte no lo dudó y mandó a Martín Ligüera para tener más precisión para llegar al área.

Y 11 minutos después, cuando el reloj llegaba a los 70', llegó el 3-0 en una gran combinación entre el floridense y Silveira: el 9 se la bajó al 10, este lo hablitó rapido de cabeza, el ex Cerro picó, hizo la personal y mandó el centro de zurda, para que el enganche entrara por el segundo palo y definiera con un gran cabezazo. Fue el broche de oro de una gran victoria en el Parque Central.

Al partido aún le quedaba un tramo por jugarse, pero por ningún lado se vislumbraba que los tres puntos se le podían escapar al conjunto tricolor.

Tuvo un penal River en el que descontó Saavedra para el 3-1 y luego Bruno Montelongo metió un cabezazo de gol que sacó Conde, pero nada de eso inquietó al hincha tricolor que volvió a irse chocho del Parque, con un nuevo triunfo de su equipo -que llegó a siete victorias consecutivas-, que cada vez gusta más y que está prendido en la pelea por el título.


Embed


Populares de la sección

Acerca del autor