Un rockstar en La Boca

Osvaldo se fue como un desconocido a Europa y hoy es el jugador del momento en Argentina

Con la llegada de Daniel Osvaldo a Boca, el fútbol argentino volvió a tener una estrella en sus canchas, una de esas figuras que trasciende las tribunas y que no aparecía desde la época de Maradona y Caniggia cuando coincidieron, también con la azul y oro, o cuando Martín Palermo hacía honor a su  apodo de “Loco”.

Desde su arribo a Buenos Aires, el delantero xeneize ha copado espacios deportivos de TV, pero también es frecuente verlo en los programas y revistas de chimentos, medios en los que se ha hecho conocido por ser la pareja de la actriz Jimena Barón, con quien tiene un hijo, Morrison, nombre que homenajea al cantante de The Doors, lo que revela el gusto por el rock del futbolista, cuya cuenta de Twitter es @DaniStone25.

Una carrera al alza
Las luces de los flashes con los que fue recibido Osvaldo días atrás no estuvieron cuando tuvo que dejar Argentina en 2006. Era un desconocido cuando se fue a Europa luego de surgir en Lanús y haber jugado en Huracán en la Segunda división, en la que anotó 11 goles en esa temporada.

Su destino fue Italia, país en el que desarrolló la mayor parte de su carrera. Jugó dos años en el ascenso para Atalanta y Lecce –con apenas nueve goles marcados en ambos clubes-, y luego, por primera vez en su carrera, estuvo en un cuadro de Primera, Fiorentina, para luego pasar a Bologna. En ambos equipos, en los que jugó dos años y medio, marcó solo nueve goles.

Desde el Calcio pasó al fútbol español para ponerse la camiseta de Espanyol de Barcelona. Y ahí sí se destapó. Anotó 22 tantos en una temporada y media.

Los grandes de Italia se acordaron de él y Roma se lo llevó a mediados de 2011. Junto a Francesco Totti estuvo dos años, marcó 28 tantos y su nombre comenzó a sonar para la selección mayor de Italia. Ya había estado en las formativas Sub 20, 21 y 23 de la azurra, por lo que ya sabía qué decisión tomar.En 2011 debutó con la selección italiana, con la que jugó hasta el año pasado y con la que registra cuatro goles en 14 encuentros.

A nivel de clubes, su carrera continuó en 2013 en Southampton de Inglaterra, club en el que no tuvo buenos números: jugó 13 partidos y marcó 3 goles.

Al año siguiente, regresó a Italia para jugar en un grande, Juventus de Turín, al que llegó como opción de recambio. Solo anotó tres goles. Pese a eso, su nombre estuvo entre los candidatos para ir al Mundial de Brasil, pero no quedó en la lista.

“Me había aprendido la letra del himno italiano, palabra por palabra”, dijo el delantero, al sufrir su tercera frustración con la azzurra tras no ser convocado a la Euro 2012 ni a la Copa de confederaciones 2013.

Al finalizar su período en la Juve, lo llamó otro de los poderosos del clacio, Inter de Milan, en el que tuvo más minutos e hizo siete tantos hasta que una encendida protesta en cancha a Mauro Icardi, por no pasarle la pelota, hizo que desde el club se le abrieran las puertas de salida.

Osvaldo, quien irradia buen humor, no se molestó y comenzó su operativa para llegar a Boca. Ya había manifestado su amor por la azul y oro y su deseo de jugar en La Bombonera, y comenzó a enviar señales a través de las redes sociales, subiendo fotos junto a Carlos Tévez y una torta de cumpleaños con los colores xeneizes.

El “Vasco” Arruabarrena le dio el OK y se hizo su pase. “Es el sueño más grande de mi vida. Estoy muy contento y muy nervioso por todo esto”, dijo al llegar al club.

“Me moría de ganas de jugar en Boca. Sería una puñalada si me va mal”, señaló en su presentación, en la que reveló que su nuevo DT lo había bautiizado como “el Loco”.

El sueño siguió con el debut con gol en La Bombonera, ante Wanderers, partido en el que fue elegido figura de la cancha, cuando el uruguayo Nicolás Lodeiro había realizado un notorio mejor trabajo. Pero esa noche era el día del debut de Osvaldo...  

El delantero del momento en Argentina disfruta en la cancha y también se adapta al medio, donde desde su llegada coquetea con las cámaras y la prensa rosa, que lo acusó de haber tenido una fiesta con mujeres y la que también lo puso en la tapa de Caras junto a su pareja. Así es la vida de Osvaldo, un delantero con alma de estrella.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios