Un reventón no es caída

El piloto uruguayo estaba en gran carrera, pero un neumático le quitó un seguro podio
por Mario Rosa
@mrosasosa

No es sencillo explicar cómo algo que empezó tan bien para Santiago Urrutia terminó siendo uno de
sus peores resultados.

Tal vez el modo de explicarlo es por la vieja y ahora bien vigente frase "carreras son carreras...". Lo cierto es que el piloto compatriota comenzó a edificar un gran sábado en el autódromo de Watkins Glen a partir de la clasificación, donde en arriesgada última vuelta, pudo doblegar a sus rivales y quedarse con una nueva pole. Con ello, además, embolsar un punto más para el campeonato. Pero más allá de eso, era la demostración de que tras el receso, el volante de Miguelete (Colonia) volvía más fuerte que nunca y listo a luchar al máximo por mantenerse en la punta de la tabla anual.

Si la mañana del sábado en Watkins Glen empezaba de tan buena forma con esa pole, más aún lo era cuando su compañero de equipo André Negrao establecía el segundo mejor registro y por lo tanto, los dos autos del Schmidt Peterson Motorsport (SPM) iban a comandar la primera fila en la largada, por delante del rival de todas las horas de nuestro compatriota, Ed Jones, quien colocaba el monoplaza del equipo Carlin en tercer lugar.

Tras la extrema clasificación, Santiago Urrutia se sentía además muy confiado pues los ensayos preliminares en el autódromo del Estado de Nueva York de martes y viernes habían demostrado que además de velocidad, el monoplaza del SPM tenía también suficiente ritmo como para garantizarle al uruguayo un auto contundente durante los 25 giros de la única carrera prevista para esta novena fecha.

¿Neumático defectuoso?
Si bien la carrera no empezó bien para los autos del SPM ya que Santiago Urrutia perdió el primer lugar ante Zach Veach (Belardi) y André Negrao caía al cuarto lugar, los primeros dos giros no eran para nada malos, debido a que el uruguayo se consolidó en el segundo lugar con 23 giros por delante. En el giro cuatro fue sobre la línea de Veach al tiempo de que puso distancia con respecto a Ed Jones, que ya era tercero. Pero dos giros después, entre las vueltas 6 y 7, el rendimiento del auto cayó estrepitosamente y comenzó a perder a razón de un segundo por vuelta.

Antes de eso Santiago Urrutia, en el giro 2, había reportado por radio que el neumático delantero izquierdo mostraba unas ampollas preocupantes. Esas ampollas se hicieron sentir y durante varias vueltas Urrutia aguantó el segundo lugar a puro manejo, con un auto que era insostenible cuando se doblaba hacia la derecha. A mitad de carrera ya era imposible tener un ritmo apenas aceptable. Lo pasaron como si nada Jones, Negrao y Kaiser y solo se sostenía en pie ante Dean Stoneman (Andretti) porque éste también venía con problemas de desgaste.

Lo que se temía pasó. El neumático delantero izquierdo reventó –por poco estuvo de darse un duro golpe contra el guard rail– y aunque llegó a boxes a cambiarlo, la suerte ya estaba echada: 12º lugar final.

Zach Veach ganó sin despeinarse, segundo llegó Ed Jones y sacó un resultado que ni él pensaba y tercero André Negrao.

El daño pudo ser mayor si Jones hubiese ganado.

Lo dicho, "carreras son carreras" y esta vez Santiago Urrutia no ligó.

Clasificación

Santiago Urrutia (URU) 319
Ed Jones (EAU) 318
Dean Stoneman (GBR) 296
Zach Veach (USA) 288
Felix Serralles (PRI) 281