Un piloto uruguayo de clase mundial

El Observador dialogó con Maximiliano Gerardo, piloto uruguayo de velocidad en pista, que hoy lidera los campeonatos argentino y brasileño

Gustavo Morea, reconocido comentarista de motociclismo de ESPN, compartió una charla informal con el grupo de periodistas que esa cadena internacional había invitado en ocasión de la tercera fecha del Campeonato mundial de MotoGP.

Al ser consultado sobre las perspectivas de que existan futuros representantes latinoamericanos en el certamen mundial, Morea señaló sin titubear a dos candidatos que, en su visión, tienen clase mundial: el cordobés Tati Mercado y el uruguayo Maximiliano Gerardo.

A punto de cumplir los 20 años, Maxi Gerardo es una figura reconocida en el mundo del motociclismo nacional y regional, pero no ha logrado la visibilidad necesaria fuera de él para lograr el patrocinio que le permita emigrar a España, donde se practica el mejor motociclismo del mundo.

¿A qué edad comenzó su carrera deportiva?

Empecé a los 4 años. Corría con una moto de 50 centímetros cúbicos en motocross y velocidad en tierra.

¿Su familia ya tenía relación con las motos?

Sí, así es. A mis padres siempre les gustaron las motos. Mi padre llegó a correr alguna fecha del campeonato nacional hace varios años.

¿En qué momento decidió ir a Argentina?

En el 2008 fui a participar de la última fecha del campeonato argentino en la categoría 250cc de motores cuatro tiempos. Yo estaba corriendo en 125 cc del CUSS en el cual había tenido buenos resultados y se dio la posibilidad de ir a correr esa fecha a Argentina. Con la ayuda de la gente que estaba a mi lado fuimos sin tener conocimientos de la moto ¡y nos trajimos un cuarto puesto inesperado!

¿Quién ha sido su rival más duro hasta el momento y por qué?

Sin dudas Sebastián Porto fue el rival más duro que tuve hasta ahora. Es un piloto que fue subcampeón del mundo en la categoría 250cc, tiene mucha experiencia, muchas carreras corridas. Creo que la mayor diferencia estaba ahí, en que él sabe administrar muy bien la moto y de mitad de carrera para adelante se me hacía muy difícil seguirlo.

Y con relación a los circuitos, ¿cuál ha sido el que le ha costado más adaptarte?

El Gálvez, el autódromo de Buenos Aires. Es un circuito muy difícil, donde necesitás muchas vueltas para sentirte confiado y encontrarle bien la puesta a punto a la moto.

¿Tiene algún referente en el motociclismo mundial?

Valentino Rossi. Creo que el sueño de todo piloto es llegar a ser campeón del mundo y él obtuvo nueve campeonatos mundiales, eso ya lo dice todo. Además, por su carisma, él hizo mucho más conocido al motociclismo en el mundo.

Este año ya ganó en Argentina y en Brasil, ¿que caracteriza a esos dos campeonatos?

Son campeonatos muy diferentes entre sí. El campeonato argentino tiene un muy buen nivel de pilotos, se podría decir que es el mejor de América del Sur.

El campeonato brasileño tiene una muy buena organización y una buena presentación para el público, lo que hace que haya más posibilidades de conseguir un patrocinador.

Las pistas en Brasil tienen muchos desniveles, con subidas y bajadas. La mayoría de las curvas son peraltadas, algo que en Argentina no se encuentra.

¿Qué hace los fines de semana cuando no compite?

Los fines de semana que no tengo carreras casi siempre tengo entrenamiento con alguno de los dos equipos para los que estoy corriendo. Si no entreno, disfruto de estar en familia y ver a mis amigos, que los veo poco en el año.

¿Su barra de amigos es de motociclistas?

Algunos sí y otros no. ¡Pero cuando corro en Uruguay van siempre todos a verme!

Las lesiones son frecuentes entre los pilotos de motociclismo, ¿ha tenido alguna seria?

Sí, en 2005 tuve una caída fuerte en la primera fecha del nacional de motocross. Sufrí cortes en la cara y golpes en la cabeza. Estuve internado varios días. También he tenido otras lesiones, como quebraduras de radio y cartílagos del codo practicando motocross.

¿Cómo le diría a un motociclista que en el tránsito el casco le salva la vida?

Mirá, tengo algunos cascos golpeados, tras caídas muy fuertes, que ya no se pueden usar para correr. Mostraría eso, cascos con caídas o golpes para que tomen conciencia del impacto que hubiese recibido su cabeza y por el que seguramente habrían perdido la vida.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios