Un partido plagado de irregularidades

Se jugaron tres fechas y ya falló el protocolo de seguridad; la Metropolitana llegó tarde a Jardines, Cunha salió a la cancha con dos policías de tránsito y no había guardias para custodiar las puertas

Por curioso que resulte, las miles de personas que concurrieron al estadio Jardines del Hipódromo, a ver el partido entre Danubio y Defensor Sporting, estuvieron más de dos hora desprotegidas.

El encuentro estuvo plagado de irregularidades. Para empezar la policía llegó tarde a Jardines del Hipódromo y cuando reaccionaron el clima ya se había degenerado.

¿Por qué llegaron tarde? A los integrantes de la comisión de seguridad de la AUF le llegaron dos versiones: la primera indica que pinchó el camión que los transportaba y la segunda que no disponían del personal suficiente para cubrir tantas canchas.

Cuando el juez Andrés Cunha se disponía a salir a la cancha se percató de que no estaba la custodia habitual por lo que ingresó con dos policías de tránsito.

En las puertas, los funcionarios del Personal de Recaudación tuvieron totalmente desprotegidos. Iniciaron la jornada trabajando con las puertas a medio abrir pero conforme se avecina la hora del partido la presión de la gente lo hizo ceder.

En el segundo tiempo, cuando Defensor se disponía a lanzar un tiro de esquina, Felipe Rodríguez se aparta tocándose la cara. Se paraliza el juego. Los jueces hablan pero no tenían a quién recurrir. Y como en las tribunas no estaba la policía algunos hinchas violetas reaccionaron tirando las rejas que separan para avanzar hacia el talud de los hinchas danubianos. Se lanzaron objetos de ambos lados y el clima quedó enrarecido.

Cuando transcurrían 20 minutos del segundo tiempo entró la Guardia Republicana a las tribunas.

Antes de finalizar el juego se exhortó a los parciales de Danubio a permanecer en las tribunas durante 20 minutos. Los hinchas de Defensor se retiraban cuando algunos simpatizantes de Danubio empezaron a trepar los muros del talud 27 de noviembre para salir.

Subir es fácil porque uno de los baños es bajo. Y de ahí a tirarse a la calle es un simple salto burlando los alambrados de púa.

Pero otros optaron por ganar el sector donde se ubica la ambulancia y encararon al portero del sector para que les abriera el portón.

Fue así como ganaron la calle donde se produce una pedrea importante. La situación que se vivió fue compleja. Hubo gente herida y se rompieron vidrios de vehículos y de los ómnibus que trasladaron a hinchas violetas a Maroñas. En determinado momento se escuchó un disparo de arma de fuego de vecinos que trataron de impedir que los violentos ingresaran a sus casas.

Luego de cinco o seis minutos de pelea apareció la policía a reprimir y detuvieron a una docena de hinchas danubianos.

Pero el tema es que entre los detenidos hay un funcionario del personal de recaudación acusado de abrir el portón por el cual salieron los hinchas de Danubio.

Leonel Rocha, veedor de la comisión, expresó en Sport: "Lo más fácil es decir que la culpa es del funcionario de la AUF. Pero porque no se ponen en el lugar del otro. ¿Qué pasa si vienen 30 personas y te dicen, abrí la puerta? ¿Te peleás con los 30?".


Populares de la sección

Acerca del autor