Un operativo pensado para filtrar a los violentos

Unos 110 hinchas fueron detenidos y una persona no pudo ingresar al estadio al ser identificada por las cámaras de reconocimiento facial
Siento olor a porro", gritó el conductor de un 494, y frenó en seco el vehículo. "¡No estamos fumando nada, no queremos hacer quilombo!", protestaron los no más de 10 hinchas con camisetas de Peñarol que viajaban en el fondo del vehículo.

"¿Te crees que soy idiota? Hasta que no tiren ese cigarro no arrancamos", insistió el chofer. En seguida, un policía entró al ómnibus y obligó a los hinchas a descender. Sin mayor protesta, pero sin ocultar la bronca, se bajaron en la parada de Parque Bellán, en pleno Paso Molinos, muy lejos del Estadio Centenario.

Los trabajadores de transporte urbano habían amenazado con parar el día del clásico debido al riesgo que, según entendían, suponía disputar este partido un día de semana y juntar el pasaje de hinchas con el habitual. El Ministerio del Interior prometió presencia policial en los puntos de salida y llegada de ómnibus, así como controles en puntos intermedios, que sirvieron para impedir la llegada de violentos a la zona de Parque Batlle.

De hecho, el operativo policial funcionó como un filtro de varias capas. Primero, la venta de entradas con cédula permitió dejar afuera a aquellos hinchas con antecedentes de violencia en el deporte, que figuraban en una lista negra confeccionada con información del Ministerio del Interior y la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF); luego, a través de policías apostados en zonas estratégicas de Montevideo, lograron detener a parciales violentos antes de que lleguen a la zona de exclusión del estadio.

Ejemplo de esto son los más de 30 hinchas de Peñarol que viajaban en un camión y fueron detenidos en 8 de Octubre y Centenario, luego de que estos agredieran a parciales de Nacional. Según dijo el director nacional de Policía, Mario Layera, los detenidos portaban armas blancas y no tenían entradas para el partido, pese a que la venta había finalizado y no era posible comprarlas en el estadio.

El último filtro fue aplicado en el propio ingreso a las tribunas, donde debutaron las cámaras de reconocimiento facial. Esta tecnología permitió identificar e impedir el ingreso de un hincha considerado peligroso. Además, según comunicó el Ministerio del Interior, el hincha se presentó en uno de los ingresos del Estadio portando una entrada que había sido adquirida por otra persona, algo que no está permitido.

GEO POLICIA VIOLENCIA DEPORTE
Más de 1000 policías trabajaron en el operativo del clásico
Más de 1000 policías trabajaron en el operativo del clásico


"Portate bien que están las cámaras", le dijo en tono de broma uno de los hinchas a otro que hacía fila para ingresar a la Colombes. A diferencia de lo ocurrido en el clásico suspendido el pasado 27 de noviembre, el ingreso al estadio se hizo en orden, aunque la llegada de parciales de Nacional minutos antes de que inicie el encuentro causó algunas demoras en la zona de la tribuna Colombes.
La Ámsterdam, donde se habían producido los desmanes del último clásico, era la zona más custodiada por la policía.

Cacheos en la Colombes.
Cacheos en la Colombes.
Cacheos en la Colombes.

Además, el Ministerio del Interior recomendó la aplicación de pulmones en la tribuna Olímpica y también en las populares, la Ámsterdam, y la Colombes, de modo de permitir el acceso de policías a las tribunas. Esta había sido una de las demandas de la nueva comisión de seguridad de la AUF. Además, trabajaron en el lugar guardias de seguridad contratados por la AUF que mantuvieron despejadas las escalinatas de acceso a las tribunas.

En total más de 1.000 policías participaron del operativo de Seguridad del clásico, donde 110 personas fueron detenidas. La mayoría de ellos (103) en la zona de Avenida 8 de Octubre y Luis Alberto de Herrera. Las identidades de todos los detenidos serán trasladadas a la AUF, que deberá definir si les aplicará el derecho de admisión en futuros encuentros.

En tanto, pese a que estaban prohibidos, la Policía no pudo impedir el ingreso de banderas y bengalas dentro del Estadio. Además, el uso de paraguas en la tribuna de Nacional fue visto negativamente por la Policía, por lo que analizarán recomendar su prohibición.

La lista en juego

Más de 100 hinchas figuraban en la lista negra de violentos que estaban impedidos de ir al estadio ayer para presenciar el clásico Peñarol-Nacional. Esa lista se conforma a partir de dos fuentes: por un lado la información de personas que fueron procesadas por delitos asociados a la violencia en el deporte, y por el otro la que aportan los clubes con aquellos hinchas de los que, si bien no fueron procesados, hay suficiente información para identificarlos como violentos. Esa lista se nutrirá con nuevos detenidos o personas que violen la normativa en el estadio y sean filmadas por las cámaras de videovigilancia.

Populares de la sección

Acerca del autor