Un mundo lleno de ilusiones

Fabián Coito le recomendó a los jugadores que no se olviden del calzado, canilleras, vendas y la cámara de fotos: “Hay cosas que nunca más volveremos a ver en nuestras vidas”, dijo

Cada vez que salimos de viaje, a los chiquilines les digo que lleven los zapatos, las canilleras, las vendas y la cámara de foto, porque hay cosas que nunca más volveremos a ver en nuestras vidas. Les digo, también, que guarden esos recuerdos y que los compartan con su familia, porque son momentos que te marcan y no puede ser que pasemos por Japón y que solo nos acordemos de un partido de fútbol. Por eso, en la última gira, en las anteriores, y cada vez que salimos con un grupo de futbolistas, compartimos con ellos salidas para conocer lugares, su historia, una cultura diferente. Eso también es parte de lo que ayuda a crecer, a cultivarse, a conocer otras realidades”, explica, con el mismo tono paternal con el que les habla a diario a los jugadores de la selección sub 17, el entrenador Fabián Coito, que se apronta para participar en el Mundial de Emiratos Árabes que para los juveniles celestes comienza el día 20 ante Costa de Marfil y en el que comparte serie también con Italia y Nueva Zelanda.

El técnico vuelve sobre la experiencia que él y sus jugadores vivirán en Emiratos Árabes, adonde la selección ya llegó, tras partido el sábado desde el aeropuerto de Carrasco. “Estuve en el sorteo y sorprende la cultura, la vestimenta de las mujeres, la relación de hombres y mujeres, los lujos que existen en ese país. Estimo que les va a impactar eso. Pero la verdad es que lo que quiero es que lo vivan intensamente, que sea una experiencia de vida inolvidable y que también nos preparemos para jugar un Mundial con todas las exigencias que significa”, resume el entrenador.

La charla transcurre en el Complejo de la Asociación Uruguaya de Fútbol, después de la foto oficial y cuando los nervios del inminente viaje dejaban su huella.

En la charla, Coito habló de fútbol y de otros aspectos que hacen al entorno de una selección juvenil en la que convive con adolescentes.

El entrenador y el padre. “Tengo dos hijos, uno de esta misma edad, nacido en el año 1996. Me sirve muchísimo para los dos lados, como padre y como entrenador, porque veo realidades a las que puede estar expuesto mi hijo. Y también las inquietudes que le surgen a él y a estos chiquilines también. Y quizás potenciadas, por el lugar que ocupan, porque el fútbol en Uruguay da estatus. Da estatus en un colegio, porque el que juega bien es más considero que el que no juega. ¿Es injusto? Sí, claro, pero es así. Y a nivel de selección da estatus en su famila, en su club, en su entorno”.

La madurez de la selección sub 17. “El deporte en general te expone a situaciones diferentes al que no hace deportes. Una competencia, un resultado, una charla previa al partido, una posterior, y te hace entrar en ciertos aspectos que si uno no vive deportes no lo tiene. Y te va haciendo crecer y modificando el carácter. Lo otro que aporta el deporte es que los somete a ciertas exigencias para las que no están preparados. No está preparado un adolescente de 16 años para saber cosas sobre su futuro, porque no las ha imaginado, porque no está maduro para ello. Sin embargo, les exigen que den una respuesta coherente frente a una nota. No saben cómo jugaron y se les pide que hagan un análisis de un partido. Eso es parte del aprendizaje. A algunos les cuesta un poco más”.

Las salidas nocturas. “Ellos saben que son menores y ni siquiera piden salir, porque no es negociable. Tengo la responsabilidad de los padres, que me confiaron lo que más quieren en su vida, que son sus hijos. Puedo equivocarme en quién juega y quién no, pero no en lo que hacen”, asegura Coito.

¿Qué cambió en las selecciones juveniles de Uruguay? “Conozco la relación de los clubes con la selección de los dos lados. Al respecto puedo decir que el interés que había de los clubes para que sus jugadores integraran la selecicón era diferente al de ahora. En las primeras citaciones los clubes eran un poco indiferentes, quiénes citaban, cuántos citaban, para qué se citaba. Hoy están todos interesados, porque la selección le da valor agregado a ese futbolista que junto con el trabajo del club se valoriza y se potencia. Ese sí fue un cambio profundo. Hoy existe una sana competencia para tener jugadores en la selección”.

¿Objetivos deportivos? “Lo primero, pasar la serie. Luego comienza otro campeonato. Este es un grupo de futbolistas con muchísimo futuro para el fútbol uruguayo y vamos a ver si lo que planificamos e intentamos en lo previo, que era formar un equipo, que no solo se destaque por sus individualidades, lo pudimos lograr. Si lo logramos, creo que tenemos grandes posibilidades de estar en la definición”, subrayó Coito que se embarca en un nuevo sueño mundialista. l


Fuente: Luis Eduardo Inzaurralde - Twitter.com/Luisinza

Populares de la sección

Comentarios