Un modelo en aprietos

La autogestión de Barcelona, motivada por la ausencia de Tito Vilanoba, no dio resultados en sus últimos grandes retos; hoy enfrentará a Real Madrid en un clásico donde tendrá revancha con poco en juego

Por dos partidos perdidos no se puede hablar de crisis. Sin embargo, el modelo de Barcelona sufrió un sacudón importante en la Liga de Campeones y en la Copa del Rey que le ponen un manto de incertidumbre al ciclo histórico que se inició bajo el mando de Josep Guardiola en 2008.

La situación actual se originó con la ida de Pep al finalizar la temporada anterior sin ganar la Liga (segundo de Real Madrid) ni la Copa de Campeones (cayó en semifinales con Chelsea) pero quedándose como consuelo con la Copa del Rey.

Tomó el mando Tito Vilanoba  con la mejor primera parte de la temporada de la historia en la Liga (18 victorias y un empate) hasta que en diciembre una recaída de la enfermedad que padece –cáncer– lo alejaron del equipo.

El entrenador interino es Jordi Roura, quien llegó al club de la mano de Guardiola para analizar los partidos con videos y hacer informes de los rivales.

Los jugadores asumieron el compromiso de sostener el modelo de juego. La filosofía y las formas.

En la Liga todo marchó sobre ruedas. Hoy el equipo visitará a Real Madrid en el Bernabéu con 16 puntos de ventaja cuando quedan 13 fechas por disputarse.

“La Liga parece que no es tan importante porque tenemos esta diferencia. Pero es el título por excelencia, el más importante para nosotros”, se apuró a decir ayer Roura en conferencia de prensa.

Pero lo cierto es que cuatro días atrás el equipo sufrió un cimbronazo en el Camp Nou ante el propio Madrid que los radió de la final de la Copa del Rey con un categórico 3-1.

“Tenemos que recuperar la sensación de equipo compacto e infalible”, dijo después del encuentro Andrés Iniesta.

Lo de Real Madrid no fue una lección de fútbol. Pero sí fue una perfecta clase anti-Barça, algo que ya había esbozado Milan cuando le ganó 2-0 por la Liga de Campeones, en partido de ida de los octavos de final.

La revancha de ese encuentro se jugará el martes 12 en el Camp Nou. Ese examen será mucho más importante para este ciclo que el que le tomarán hoy (hora 13 de Uruguay) otra vez los merengues.

El presidente del club, Sandro Rosell, y el vice, Josep María Bartomeu, viajaron el miércoles a Nueva York para planificar con Vilanova la próxima temporada e interiorizarse de su estado de salud ya que para fines de marzo podría estar de alta para regresar a la conducción del equipo.

El partido de este sábado ante el Madrid es de riesgo para este modelo de autogestión de Barcelona. El de Milan será determinante.   


Fuente: El Observador

Populares de la sección

Comentarios