Un milagro llamado Albania

Gracias al fútbol, la pequeña nación balcánica ingresó en la elite continental
Mientras Albania espera su eventual ingreso a la Unión Europea, el que podría efectivizarse no antes de 2020, la pequeña nación balcánica ya se colocó en la elite continental del viejo mundo merced al fútbol. En efecto, la selección albanesa logró la clasificación en forma directa para la fase final de la Eurocopa 2016 a jugarse en Francia, tras concluir segunda de su grupo, por detrás de Portugal y por delante de Dinamarca, Serbia, Armenia. Sin duda fue el gran campanazo de la fase clasificatoria de la Euro, dado que hasta no mucho tiempo atrás, Albania era una selección que era goleada sin remedio por sus rivales.

Pero nada ocurre porque sí. La explicación de la clasificación de Albania a la fase final de la Euro, la que por vez primera tendrá 24 equipos, tiene un responsable directo: Gianni De Biasi, entrenador italiano que dirigió la gesta albanesa. El vínculo de Gianni De Biasi con Albania se dio cuando su agente le propuso dirigir a una selección, claro está que el entrenador jamás pensó que sería la de Albania: "Uno de esos países que jamás hubiera pensado pisar", explicó tiempo después. De Biasi vive ahora en Tirana, la capital de Albania, estudió la historia de la nación que lo recibió, aprendió el himno nacional y es doctor honoris causa en Ciencias Sociales por una universidad de Tirana.

Inmersa en una zona que históricamente fue causa de conflictos bélicos internacionales, Albania no fue ajena a la escisión de la vieja Yugoslavia. Disputas bélicas, religiosas y civiles conforman un país que durante décadas estuvo bajo un régimen estalinista. De ahí que fueron muchos los albaneses que cruzaron el Adriático para saltar a Italia. Tristemente célebre es el episodio que ocurrió en agosto de 1991, cuando el buque Vlora, un barco secuestrado en la costa albanesa, llegó a Bari atiborrado con 20.000 personas que escapaban de la dictadura comunista de Enver Hoxha.

La diáspora albanesa


¿Cómo formó De Biasi su escuadra? Siete de los once titulares que iniciaron el partido decisivo frente a Armenia nacieron fuera de Albania. Es que futbolistas como Xherdan Shaquiri, Valon Behrami, ambos kosovares se fueron a jugar con la selección de Suiza. También optaron por la selección helvética, Blerim Dzemali y Admir Mehmedi, macedonios ambos de nacimiento pero de origen albanés.

El entrenador tentó para alistar en la formación albanesa a jugadores como Adnan Januzaj jugador belga también con sangre albanesa, pero su padre ni siquiera contestó a la oferta y se fue con la selección de Bélgica. Con Shkodran Mustafi, alemán, llegó tarde porque el zaguero valencianista ya se había comprometido con la selección germana.

El corazón de Albania es kosovar. El perfecto ejemplo es la columna vertebral del equipo formada por Taulant Xhaka (Basilea), suizo hijo de kosovares; el golero Etrit Berisha (Lazio) y Lorik Cana (Nantes), ambos nacidos en la pequeña república kosovar cuyo dominio se disputan Serbia y Albania.

La mira se posó en jóvenes como Donis Avdijav, delantero que brilla en la selección alemana juvenil, o Taulant Xhafa, cuyo hermano mayor Granit juega también con Suiza, su país de nacimiento. Berat Xhimshiti, autor del segundo gol en Armenia, que nació en Zúrich después de que su familia dejase atrás su pasado en una región serbia que conoció una mayoritaria emigración de familias albanesas. Más impactante aún es el caso del lateral Hysaj, hoy en el Napoli, después de llegar con 14 años a Italia, país al que tiempo atrás había llegado su padre a bordo de una patera.

Hoy, De Biasi se enorgullece de su logro: "En mi carrera he tenido muchas satisfacciones, pero ninguna como esta clasificación, porque tenemos detrás a todo un pueblo; el que vive en el país y los que están dispersos. Hace tres años y medio apenas teníamos futbolistas, fuimos a buscarlos por toda Europa, muchos se reían cuando les comentaba que era posible jugar un gran torneo. Aquí estamos".

Repercusiones en Albania


Albania le ganó a Armenia 3-0 en Erevan y logró el segundo puesto del Grupo I y la clasificación directa a la fase final de la Euro. "El 11 de octubre quedará en los anales de Albania", señaló la cadena de televisión Top Channel, mientras que la agencia de noticias estatal ATA afirmó que "Albania escribió historia". Tras el arribo al aeropuerto, el equipo fue trasladado a la tradicional plaza Madre Teresa, en el centro de la ciudad, donde continuaron los festejos con una transmisión en vivo para todo el país. El presidente de Albania, Bujar Nishani, condecoró a todos los futbolistas con una orden nacional. "Han promovido la imagen de Albania y los albanos en el mundo y nos han hecho estar más orgullosos que nunca", señaló orgulloso el jefe de Estado.

Albania está entre las 24 naciones que jugarán la fase final de la Euro; Suiza, Francia y Rumania serán sus rivales de grupo en el torneo continental, al que llegó no como un mero espectador y espera volver a sorprender a la vieja Europa en el próximo verano. Es que soñar no le está prohibido.


Populares de la sección

Acerca del autor