Un juego de ajedrez en la AUF

La asamblea de clubes que iba a considerar el nuevo código de disciplina de la AUF no se desarrolló por falta de quórum; Nacional y Peñarol no asistieron pero apoyan a Bauzá

La asamblea de clubes que se debía desarrollar anoche en la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) para considerar como tema central la aprobación del nuevo código
disciplinario, que exige FIFA a sus miembros afiliados y que instalará la “responsabilidad objetiva” para los dirigentes y los clubes y volverá a imponer la sanción de quita de puntos, multas económicas y cierre de cancha, no tuvo quórum y quedó trunca. Para sesionar necesitaban como mínimo la presencia de nueve clubes y a la AUF concurrieron solamente siete (Wanderers, River, Danubio, Defensor Sporting, Fénix, Racing y Liverpool).
Históricamente el fútbol uruguayo, más político que deportivo, se especializó en lanzar al estrellato a los grandes diseñadores de las estrategias en los escritorios que permitieron éxitos que de otra forma podían haber corrido riesgos. Se impuso como regla, y no es la excepción en estos días, pese a que con la llegada de Sebastián Bauzá la AUF había logrado una estabilidad institucional, extraña en la historia de la sede de la calle Guayabo.

La asamblea de ayer fue una vez más un juego de ajedrez. ¿Por qué razón? Fuera de las oficinas de la Asociación esperaban algunos dirigentes de los ocho clubes que quieren la salida de Bauzá, que son liderados por el presidente de El Tanque Sisley (Fredy Varela), quienes ingresarían a la asamblea solo si participaban los grandes. ¿Cuál era la estrategia? Si los albos y aurinegros ingresaban, se llegaba al quórum para sesionar y se ponía a consideración el nuevo código disciplinario que iba a tener los votos para ser aprobado, algo que los clubes grandes no desean. Por esa razón los grandes no asistieron.

Nacional y Peñarol no comparten algunos aspectos del nuevo código, especialmente el que refiere a la responsabilidad objetiva, debido a que entienden que si organizan un espectáculo con todas las exigencias de seguridad del Ministerio del Interior, pero se producen incidentes pueden ser sancionados. “Vos cumplís todos los requisitos pero te pueden sancionar. Lo que hay que entender es que nosotros no podemos controlar a la sociedad”, dijo un dirigente de uno de los equipos grandes sobre los riesgos que asumen Nacional y Peñarol en caso de aprobar las modificaciones.

Ante el hecho de que no concurrieran los grandes ni los ocho clubes que promueven la salida del presidente de la AUF, Bauzá y sus colaboradores interpretaron que los grandes le dieron la espalda. Sin embargo, desde los clubes grandes recuerdan que los presidentes Eduardo Ache y José Pedro Damiani hicieron público el miércoles su respaldo a Bauzá.

“La ausencia en la asamblea no pretendió bajo ningún concepto debilitar al ejecutivo. Ayer (en el almuerzo de los grandes del miércoles) brindamos el apoyo hasta el final de su mandato”, dijo a El Observador el dirigente de Nacional, José Fuentes, que participó del encuentro con los dirigentes aurinegros.

Por esa razón, a partir del lunes, Nacional y Peñarol se reunirán con Bauzá para empezar a instrumentar en la AUF la forma de profesionalizar la gestión del órgano rector del fútbol como hicieron los grandes en sus instituciones. Además, adelantarán camino para llegar al gobierno con el objetivo de que los millonarios recursos que el fútbol vuelca al Estado regresen de alguna forma a las divisiones juveniles. Nacional y Peñarol aportan más de US$ 2.000.000 cada uno por concepto de IRPF.

En este panorama, con el fútbol revuelto por temas comerciales (la AUF considera hacer antes de julio un llamado a precios para las Eliminatorias de 2018 en el que puede ingresar a pulsear la empresa Fox), sin asamblea por falta de quórum, con los grandes fuera de sala para evitar aprobar un código que no comparten en su totalidad, con Bauzá desanimado por lo que aconteció anoche y ocho clubes que liderados por Varela  pugnando por la presidencia de la Asociación –que hoy presentará una carta quitándole el respaldo al Ejecutivo–, el fútbol vive un juego de ajedrez muy peligroso a cuatro meses del Mundial.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios